Compartir
Publicidad

Los menores de edad no deberían someterse a sesiones de bronceado artificial

Los menores de edad no deberían someterse a sesiones de bronceado artificial
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Para muchas personas estar bronceado es sinónimo de belleza, aún cuando todos los años los dermatólogos nos cuentan que la exposición excesiva a rayos ultravioleta es peligrosa para nuestra salud.

Todos hemos oído hablar de que nuestra piel “tiene memoria”, y por eso son tan arriesgadas las sobre exposiciones al sol, como una práctica que está directamente relacionada con el desarrollo del melanoma.

Y si protegemos a los niños pequeños de los efectos nocivos del sol (sabiendo que es necesario y adecuado siempre que se tome en pequeñas dosis). También deberíamos estar pendientes de nuestros hijos cuando crecen y se convierten en adolescentes, porque en ocasiones desean utilizar cabinas de bronceado en centros de belleza. Y esto es porque como ya contábamos hace tres días los menores son un grupo de población muy vulnerable a estas radiaciones, existen además algunas revisiones científicas que aseguran que cuando el bronceado artificial comienza a utilizarse antes de los 30 años, se incrementan en un 75 % las posibilidades de desarrollar melanoma.

Todos estamos expuestos a mitos que circulan de boca en boca, y este tema no es una excepción: “yo voy al centro de bronceado porque me ha dicho mi vecina que es muy bueno para la piel, que así se prepara para los rayos del sol en la playa”. ¡Como si las lámparas de las cabinas no emitieran radiación ultravioleta también!, y en dosis más concentradas (y perjudiciales por lo tanto).

Faldas cortas, sandalias llamativas, un nuevo peinado, complementos ligeros, tops ceñidos, ni un kilo de más… y un piel bronceadísima. Todo esto forma parte del “pack verano” para muchas personas jóvenes (y a veces no tanto) que desean marcar estilo y pasarlo muy bien en la época estival. Pero a veces merece la pena reivindicar la diferencia y quedarnos sólo con algunos elementos del conjunto, por que al fin y al cabo (y por muy inolvidable que sea el verano) en septiembre regresa el otoño y después otra vez el invierno. Es importante que nos pongamos “guapas y guapos” porque esto nos hace sentir bien, pero no a costa de nuestra salud

Hay lugares en los que está tajantemente prohibido que los menores puedan acceder a cabinas de bronceado: es el caso de Inglaterra y Gales (en el Reino Unido), Brasil (en Sudamérica) o el estado de California. Cuando se legisla este aspecto se suele obligar a los centros de bronceado que lleven un registro exhaustivo de clientes, existiendo importantes sanciones por incumplimiento. Son ejemplos recientes de desarrollo de leyes en este aspecto.

En nuestro país existe un Decreto Ley de 2002 en el que se menciona la prohibición, pero esta se articula únicamente a través de carteles y hojas informativas. Opino que las autoridades sanitarias deben actuar para proteger la salud de los ciudadanos, pero también que somos nosotros los que debemos gestionar nuestro bienestar, y no hay nada mejor que la información para hacerlo.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que el uso de camas solares conlleva un riesgo de cáncer de piel, y que ninguna persona menor de 18 años debería utilizarlas. Se sabe que los jóvenes que sufren quemaduras por exposición a los rayos ultravioleta (UV) corren un mayor riesgo de desarrollar un melanoma en etapas posteriores de la vida. Por otro lado, estudios recientes demuestran que hay una relación directa entre el uso de camas solares y el cáncer de piel. La organización mencionada recalca en un comunicado del año 2005 que “en los últimos años ha aumentado la preocupación por el uso excesivo de camas solares entre la población, en particular, entre los adolescentes, con el fin de lucir una piel bronceada, algo que se considera envidiable desde el punto de vista social. Con todo, el uso de camas solares ha dado lugar a un aumento vertiginoso del número de casos de cáncer de piel"

La Asociación Española de Dermatología Venérea tiene publicadas recomendaciones para minimizar el impacto de los rayos ultravioletas emitidos por las cabinas de bronceado, porque se han dado cuenta de que su uso sigue estando presente. Sin embargo la única indicación para menores de edad es que deben evitar esta práctica.

Imagen | Evil Erin en Flickr En Trendencias Belleza | Inglaterra prohíbe las cabinas de bronceado a los menores

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos