Compartir
Publicidad
Publicidad

Los colegios están obligados a proteger a los niños frente al bullying

Los colegios están obligados a proteger a los niños frente al bullying
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad
Imagen de la Asamblea anti bullying de Maryland (Estados Unidos)

Cuando un colegio omite el deber de protección a un alumno que está siendo acosado, a los padres les queda la vía judicial interponiendo una denuncia. Hemos sabido gracias a Contra el Acoso Escolar que ‘al menos 40 colegios en España han sido juzgados por obviar este tipo de casos’.

Al parecer para muchos centros es más fácil aislar al alumno acosado (o sea: la víctima) que abordar la resolución del problema, probablemente para evitar que la problemática vea la luz. Sin embargo mirémoslo de otra manera: la escuela es la Institución que no sólo transmite conocimientos a los niños, sino que debe considerarse obligada a cuidar de nuestros hijos mientras permanezcan en sus instalaciones, ¿no es exigible que los peques mantengan su integridad física, psicológica y moral mientras están en las aulas? No me cabe duda de que existen muchos colegios con una política implícita y explícita de rechazo a la violencia, y que conocen las repercusiones que el acoso tiene para el futuro de los implicados, así como la necesidad de una convivencia social desde parámetros aceptables por todos.

Hay otros que ‘miran al otro lado’ mientras en los patios, pasillos y aulas decenas de niños son violentados y humillados, pero la sensibilidad social aumenta, y si no se producen más denuncias, es por el elevado coste de la justicia

Araceli Oñate es una experta en el tema (y coautora del informe Cisneros sobre Acoso y Violencia Escolar), no duda en afirmar que en el 99% de los casos es el niño acosado el que deja el centro escolar. Detengámonos en esta cifra: es la víctima la que debe abandonar su medio habitual, a favor de los acosadores quienes pueden seguir campando a sus anchas.

¿Corregimos los comportamientos inadecuados en la escuela?

Sin embargo, debo manifestarme de acuerdo con Araceli cuando advierte que los niños acosadores que no son corregidos a tiempo, se convierten en el futuro en verdaderos depredadores.

Lamentablemente aún muchos adultos piensan que las reacciones de los padres preocupados porque a un hijo le golpean o insultan en el cole son exageradas. ¡Como si fuera normal! ¿imagináis la misma escena pero en la calle con niños, mujeres, ancianos…? ¿de verdad que no es preocupante imaginar a peques de ocho, once, trece años desprotegidos dentro de los muros de la escuela?

Pues bien, muchos de nosotros conocemos de cerca casos, y sabemos que en un porcentaje alto de ocasiones, los padres acaban cambiando a su hijo de cole, aunque desde la distancia sigan presionando a las instituciones implicadas para intentar evitar que en el futuro se vuelvan a repetir las mismas situaciones.

Cuando Jokin se precipitó al vacío desde la muralla de Hondarribia, se nos heló la sangre. Lamentablemente no son pocas las ocasiones en las que la sociedad no reacciona hasta que se produce un hecho dramático irreversible. Aquel día de 2004 las cosas empezaron a cambiar lentamente, para la familia de aquel adolescente que tenía toda una vida por delante la vida no volverá a ser igual. Pero si aumenta la conciencia colectiva podemos hacer mucho por cambiar el incremento de los casos de violencia en las aulas (que en Toledo se esté produciendo la problemática en un 50 % de los alumnos es para pararnos y reflexionar).

El suicidio es la manifestación más extrema de la impotencia que puede llegar a sufrir un niño sometido a bullying, lo vimos en el caso de Amanda Todd. Deja huella también en la Comunidad Educativa que toma cartas en el asunto cuando se producen los casos.

Uno de los colegios denunciados (y que ha debido pagar una indemnización a la familia de un alumno), es Amor de Dios. Para evitar más problemas en el futuro, se ha implantado un plan de detección precoz del acoso escolar en los 23 centros educativos de la congregación

Podemos pensar que han actuado de forma responsable aunque sea a posteriori. También lo hacen los municipios, colegios y otras instituciones, cuando desarrollan acciones encaminadas a la prevención. Un ejemplo de ello son los programas de aprendizaje cooperativo desarrollados en Extremadura.

Todos los niños necesitan ser escuchados cuando sufren en la escuela, y por otra parte hay formas de saber que están siendo acosados aunque no se atrevan a contarlo. La familia tiene un papel importante en este asunto, pero el colegio también, puesto que los padres delegamos la educación en y el cuidado de los niñcos en las escuelas.

Los tiempos han cambiado y la sociedad se ha modernizado, sin embargo en la percepción y conciencia social que tenemos hacia el bullying a veces no se nota mucho. Todavía aceptamos comentarios como ‘son cosas de niños’, ‘esto también pasaba en mi época y no nos traumatizábamos’, etc., estos denotan (cuanto menos) una falta de respeto tremenda por la infancia, y un nivel de empatía bajísimo hacia un problema social tan grave como este.

Los episodios de acoso escolar se incrementan y no sólo en España: México, Perú y otros países de todo el mundo sufren esta rémora incompatible con una sociedad avanzada, ya no podemos quedarnos impasibles.

Imagen | MDGovpics Más información | 20 minutos En Peques y Más | 'Today is dark tomorrow will be black': una canción para sensibilizar contra el acoso escolar, Formas de ejercer el acoso escolar y aclaración del término, Evitar la violencia escolar por medio de la resolución de conflictos

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos