Publicidad

'Llibrey': reciclaje y reutilización de libros de texto en la Comunidad Valenciana

'Llibrey': reciclaje y reutilización de libros de texto en la Comunidad Valenciana
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Ya habíamos contado al presentar la convocatoria de la Fundación Mapfre de ofrecer becas para adquisición de libros de texto para el próximo curso, que se están sucediendo distintas iniciativas para facilitar a las familias con hijos en edad escolar, formas de conseguir los libros que utilizarán durante el curso.

En ocasiones anteriores hemos presentado proyectos para comprar libros usados a buen precio, e incluso para alquilarlos. Pero hoy me gustaría compartir la información sobre un portal que se ha abierto a fin de facilitar el intercambio de libros para su reutilización, está impulsada por la Consellería d'Educació de la Generalitat Valenciana. Esto viene a ser lo que los padres hacemos en la puerta del colegio (‘¿puedes preguntar al profesor de tu hija si el año que viene mantendrán los libros de quinto curso?, ¿sí que lo harán?, ¿entonces, me los podrías dejar?’). En verdad a muchas familias les viene cuesta arriba (o les resulta imposible) gastarse 200 euros por niño (hablamos de chavales de Primaria), y vale la pena que todos aprendamos a conservar mejor los materiales escolares, y a mirar un poco por los demás.

‘Llibrey’ es la primera plataforma online de intercambio de libros de texto en el ámbito de la Comunidad Valenciana, se trata de una red social para la reutilización gratuita de libros, y ha sido creada conjuntamente por SOS Escolar y la Consellería.

Se trata de una herramienta con la que los padres pueden ofrecer, buscar, localizar y recibir libros de texto a través de Internet. Según la responsable de Educación del Gobierno Valenciano, ‘una familia tiene la opción de solicitar libros en su mismo centro, en su localidad o en toda la Comunitat

Así funciona Llibrey

Las familias podrán tanto inscribirse para donar como para recibir libros. Cuando se quiera ofrecer material se deberá seleccionar el centro del alumno, introducir los libros que se ofrecen con el título, la editorial, el curso, la asignatura y el código ISBN y su estado de conservación, así como los comentarios que la familia considere relevantes.

Para recibir, los padres deberán indicar al sistema los libros que solicitan y la plataforma buscará automáticamente coincidencias y se las mostrará a la familia.

Llibrey

En este sentido, será también la misma plataforma la que pondrá en contacto a ambas partes a través de correo electrónico para que realicen el intercambio.

Además, una vez las dos familias se han puesto de acuerdo para el intercambio, el sistema mantendrá reservado el ejemplar por un periodo de siete días

El intercambio se podrá hacer entre miembros del mismo centro o entre familias de distintos centros del territorio autonómico, por lo que, como ha indicado la Consellera, "se salva la barrera de la distancia y permite un intercambio de libros fácil que reduce el gasto anual en material escolar".

Como bien dice la Consellera, la plataforma funcionará mejor cuanta más conciencia exista, porque eso implicará un mayor volumen de libros para intercambiar. Ahora bien, no olvidemos que no debería ser un sustituto de iniciativas particulares y comunitarias, aunque Llibrey es bienvenida, porque a muchos padres les resulta francamente difícil encontrar tiempo para relacionarse con otros.

Eso sí, en la línea de la participación activa en la Plataforma, creo que será síntoma de buen funcionamiento, que exista un movimiento de intercambio aceptable dentro de cada centro educativo, porque de lo contrario, podría ser que los libros que un niño necesita haya que ir a buscarlos a 200 kilómetros. Como todo, el éxito dependerá del empuje que la Administración le dé, y de la colaboración de familias y centros educativos, el tiempo dirá.

Por cierto, también es verdad que la Consellería suspendió este mismo curso que acaba las ayudas directos para libros (el llamado bono libro), y en su lugar convocó becas que aún no han sido abonadas. Por eso mi última reflexión está orientada a que me gusta la idea de que se reutilicen libros como una medida de ahorro, de respeto al medio ambiente, y de ayuda a los estudiantes, sin embargo, no quisiera pensar que este es el paso definitivo para que la administración autonómica deje de prestar ayudas a las familias por este concepto.

Imágenes | Ryan Somma, Llibrey Vía | CECE Generalitat Valenciana Más información | Llibrey En Peques y Más | El incremento medio previsto en el precio de libros de texto es del 2,39% con respecto al año anterior

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio