Compartir
Publicidad

Las siete maneras de esperar un hijo

Las siete maneras de esperar un hijo
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Podríamos decir que existen siete maneras de esperar un hijo o mejor dicho, siete clases de madres que esperan un hijo. Existen embarazadas del tipo hipocondríaco, esotéricas, compulsivas, experimentadas, glotonas, con conexión total o primeriza.

Las de tipo hipocondríaco son futuras mamás que relacionan el embarazo con una forma de enfermedad, es decir, somatizan cualquier cosa que les ocurre y todo les parece un gran obstáculo, en resumidas cuentas, exageran su estado. Suelen ser mujeres que les gusta llamar la atención y la maternidad es una excusa ideal para tal efecto. Sea un parto normal o por cesárea para ellas, es una experiencia un tanto traumática y una fuente ideal para crear quejas.

La madre hipocondríaca en realidad puede estar buscando a través de su manera de actuar un poco de protección, amparo y atención para con ella, por eso es importante estar a su lado para que no sientan ninguna carencia. Las futuras mamás con conexión total son aquellas que quieren controlar todas las situaciones metódicamente y que intentan aprender de las nuevas experiencias por las que pasan. Esta es una manera de disminuir y canalizar la ansiedad a través de una mayor información, viven un embarazo muy intenso, controlan y anotan todas las pruebas realizadas, aprenden sobre ellas, consultan con frecuencia al médico cualquier duda.

Aunque también, este exceso de información les conlleva a padecer algunos miedos como es el miedo a engordar, a no recuperar su estado físico inicial y como consecuencia, se someten a dietas y realizan todo tipo de ejercicios para tal efecto. Son mujeres decididas que pisan con seguridad, la asimilación de la información adquirida les hace ser así.

embarazo_clases1.jpg

Una futura mamá experimentada siente la maternidad de distinta forma, la experiencia de un anterior embarazo le hace sentir más segura, tratándolo como un paso transitorio. Esto no quiere decir que no viva intensamente el embarazo, pero el hecho de ser conocedora de muchos aspectos de éste, le hace parecer un poco más frías con respecto a los cambios que sufre su cuerpo y en ocasiones el carácter. La experiencia es un grado que les ayuda a comprender y saber cómo actuar frente a los distintos problemas que puedan surgir.

Por el contrario, una madre primeriza, a pesar de sentir una gran felicidad con su embarazo, también siente una gran angustia. Interpreta el embarazo como el avance por un camino ya escrito, clasificando por etapas y aprendiendo a ser madres. Son desconocedoras de muchos hechos pero suelen ser abiertas a recibir nuevas experiencias para vivirlas de acuerdo con su personalidad. Crecen con sus nuevas experiencias y se sienten orgullosas de afrontar la maternidad compartiendo sus experiencias con otras mamás.

La futura mamá glotona aprovecha este estado para comer de todo, dando rienda suelta a sus deseos. Anteriormente, cuando no estaban embarazadas, se privaban de comer algunas cosas y ciertas cantidades, pero ahora gracias al embarazo se relajan consigo mismas y dejan a un lado el autocontrol que las caracterizaba. Esto no es malo mientras se alimente adecuadamente y no coja excesivo peso, así que es necesaria una dosis de autocontrol para tener un bebé saludable y poder volver a su estado físico habitual. Es bueno darse algún pequeño gusto pero siempre sin abusar.

Una embarazada esotérica es la que busca siempre la guía de algo externo para paliar la angustia causada por una inseguridad. Son mujeres que tratan de anticiparse a los acontecimientos y necesitan tener un cierto dominio sobre lo que está ocurriendo. La vida no es algo predestinado, algunos acontecimientos son sólo un producto de lo que ellas desean ver, seguir los consejos de una tarotista, un vidente, libros de carácter esotérico no es lo más aconsejable. Aunque también hay que decir que estas mamás son muy cariñosas e intentan tener una gran conexión con sus hijos y son menos ansiosas, ya que todo suele resultar como ellas esperan.

Finalmente, la futura mamá compulsiva es la que intenta evitar relacionarse intensamente con el embarazo y se muestra ansiosa con otro tipo de aspectos, como el trabajo, los sentimientos personales o los contactos sociales. Intentan mantener una vida parecida a la que tenían antes de estar embarazadas, para ellas el trabajo en la empresa es primordial, fuertes de carácter y no dejando entrever sus sentimientos para no demostrar debilidad. Son madres con mucha energía y gran confianza en ellas mismas, pero no han aprendido una cosa importante, darse un tiempo para ellas y dejar un poco de lado la vida que llevaban hasta el momento de quedar embarazadas.

Ser madre es algo maravilloso que encierra nuevas experiencias, nuevos sentimientos, es un camino que se recorre con intensidad, un poco de cada forma de ser madre es la combinación ideal para sentirse plena y satisfecha.

Más información | PadresOk

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos