Publicidad

Las fiestas de pijamas ya son una moda entre las preadolescentes

Las fiestas de pijamas ya son una moda entre las preadolescentes
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Las fiestas de pijamas ya son una moda entre las preadolescentes y en verano ya no hay noches en las que no se comente que pronto hay que hacer una. Y es que las fiestas de pijamas son una celebración en casa en la que el objetivo pasar la tarde, la noche y disfrutar de un buen desayuno al día siguiente antes de volver a la rutina familiar. Es una fiesta económica aunque para los padres y madres encargados de la logística, especialmente los receptores de todos los peques, supone un gran esfuerzo de gestión de meriendas, cenas, desayunos, camas, sábanas, habilitar espacios, etc. Quizá el verano sea el mejor momento para celebrarlas porque no es necesaria mucha ropa de cama, ni mucha comida sino tener mucha bebida preparada y habilitar un ambiente fresco. Y lo mejor en este tipo de fiestas es ser lo más transparente posible para que las peques estén cómodas, seguras y entretenidas y hablen y se cuenten su cosas mientras disfrutan de su amistad.

Y en casa la logística incluye preparar el espacio en el que tendrán que descansar o dormir. Obviamente tienen que hacerlo todas juntas así que si no hay camas habrá que habilitar espacio para sacos de dormir. Y conviene anticipar y preparar todo con unas buenas invitaciones, una buena agenda, lo básico que hay que incluir en las bolsas y muchos teléfonos de contacto para resolver dudas en caso necesario aunque ellas se cuidan y se divierten solas.

Como la fiesta va a durar varias horas se puede decorar el área de la fiesta de pijamas con algún póster de los artistas favoritos de las peques y además se les puede decir que se traigan alguna camiseta o complemento que combine con la decoración.

El reto es organizar algo de entretenimiento por si la animación decae. Así que son imprescindibles utilizar juegos de mesa, bailes (una videoconsola es un recurso fantástico), concursos, programación musical y algo de maquillaje que eso siempre resulta. Además alguna película grabada de algún artista de su interés para ver en la televisión puede ser el momento final antes de ir a la cama.

Y la hora de dormir tiene que ser de descanso para todos. Aunque se apaguen las luces y las voces sigan funcionando creo que lo mejor es no llamar la atención porque al final se dormirán y caerán rendidas hasta el día siguiente.

La fiesta terminará con un buen desayuno para todas que incluya leche, pan tostado y mantequilla y mermelada. Si además se añade algún zumo o se combina con frutas, la comida será suficiente y las peques estarán recuperadas y listas para la despedida.

Y como no será la última fiesta de la temporada lo mejor es asegurarse que todo se ha recogido, que se hayan divertido y que todos los padres estén informados de que todo ha salido estupendamente y que están listos y preparados para la próxima.

En Peques y Más | Cómo organizar con nuestras hijas su primera fiesta de pijamas Imagen | Lunita Lu

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir