Compartir
Publicidad
Publicidad

Las dificultades de alérgicos e intolerantes a alimentos con la compra semanal y las comidas fuera de casa

Las dificultades de alérgicos e intolerantes a alimentos con la compra semanal y las comidas fuera de casa
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Las personas que tienen intolerancias y alergias alimentarias, se encuentran muchas veces con serios obstáculos a la hora de realizar la compra semanal: leer etiquetas se convierte en una aventura, y a menudo echan en falta información muy valiosa.

Los expertos aseguran que en los últimos 15 años, los casos de alérgicos e intolerantes se han duplicado, entre ellos hay muchos niños, con lo que el tema se debería tratar con mucha más sensibilidad en general.

La publicación Eroski Consumer, ha querido saber las dificultades que encuentran los afectados (y sus familiares) a la hora de hacer la compra, así como cuando comen fuera de casa. Para ello se ha entrevistado a más de 1100 personas que sufrían una de estas dolencias (o ambas), o bien que tenían a su cargo a familiares que las padecían. En primer lugar, se ha encontrado uno de cada cinco entrevistados siente que habitualmente no puede hacer la compra con total seguridad en cualquier establecimiento y un 37% solo a veces. Es más, uno de cada cuatro piensa que los productos nunca se etiquetan de manera adecuada. Comprar resulta tedioso y difícil y reclaman una información lo más detallada y legible posible.

En la encuesta queda clara la desconfianza e inseguridad de los participantes a la hora de comprar y salir a comer fuera de casa

Salir a comer fuera supone un riesgo para la salud de tres de cada cinco encuestados. Y es que al pedir el menú más de la mitad de los encuestados opina que en hostelería nunca se toman las precauciones necesarias: avisar sobre la posible presencia de alérgenos en los platos, detallar al máximo los ingredientes en sus cartas y menús, evitar la contaminación cruzada en el almacenamiento y manipulación de los productos, y disponer de útiles de trabajo exclusivos para los menús infantiles. De ahí que exijan más formación en el ámbito de la hostelería en materia de alergias e intolerancias alimentarias.

Compra más cara y precauciones al comer fuera

Un 90% de los encuestados consideran que el carro de la compra de un alérgico e intolerante alimentario es más caro que el de una persona sin estas enfermedades. Lo creen en mayor proporción los intolerantes (un 92% de ellos frente al 86% de los alérgicos entrevistados). Dan incluso una estimación media: un 46% más caro. Se compra más en supermercados e hipermercados.

Dos de cada tres entrevistados por Eroski Consumer cree que padecer una alergia o una intolerancia alimentaria les condiciona a la hora de salir a comer fuera, y tres de cada cinco piensan que supone un riesgo para su salud, en especial para la de los menores de 10 años.

Comiendo en restaurante

Tanto alérgicos como intolerantes de todas las edades temen que no se excluya el ingrediente dañino del plato pese a requerirlo y que se produzca una contaminación cruzada en el momento de elaborar el plato. Y añaden un temor que se enfatiza cuando se habla de menores de 10 años, o personas comprendidas entre los 10 y 19 años: que la ayuda médica no llegue a tiempo o que nadie a su alrededor sepa actuar en caso de tener una reacción.

Entre las precauciones que se toman se encuentran la evitación de establecimientos de comida rápida, asiática, italiana, mexicana, y de buffet. Cuando se toma la decisión de salir fuera, más de la mitad de los encuestados que reservan con anterioridad, explica su enfermedad al personal del establecimiento

Es habitual también que se lean las descripciones de los platos, y que se verifique con el camarero los ingredientes que contienen los platos.

Desde luego, y en especial con las alergias, la posibilidad de ingerir el alérgeno debido a una confusión con la etiqueta o a una falta de cuidado por parte del personal del establecimiento, es un riesgo a evitar a toda costa. Se dice que poco a poco la sociedad es más sensible con estos problemas de salud, aunque (como nos comentó Silvia en esta entrevista), todavía queda mucho por hacer.

Imágenes | Ari Helminen, eyeliam Fuente | Eroski Consumer Informe completo En Peques y Más | Un gran problema para los alérgicos españoles es que no se especifique el origen de la lactosa utilizada en alimentos y medicamentos, ¿Se puede prevenir la aparición de alergias en los niños?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos