Compartir
Publicidad

La planificación de los viajes en coche con niños

La planificación de los viajes en coche con niños
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Seguro que muchos de vosotros ya estáis de vacaciones, y algunos más anhelaréis que llegue la segunda quincena de julio (¡qué despacio pasa el tiempo cuando se espera el descanso!). A los que aún les queda todo un largo mes de trabajo por delante les envío ánimos, al final todo llega, y para las familias que deben esperar el mes de septiembre, deciros que para mí es la mejor época, ya que no hace tanta calor, además siempre se puede decir al colegio que los peques se incorporarán un poco más tarde.

La cuestión es que buena parte de los desplazamientos durante las vacaciones se realizan en vehículos particulares, pero coche y niños parece a priori una combinación difícil (aunque no lo sea tanto). Los peques siempre querrían llegar antes a su destino, y los papás querríamos que no se quejaran tanto, así que ¿qué podemos hacer para hacer más cómodos nuestros viajes? Muchos adultos no podemos esconder que determinadas partes de nuestro viaje también nos resultan aburridas: circunvalaciones de grandes ciudades con mucho tráfico, entradas y salidas de localidades costeras, etc. No pasa lo mismo con los recorridos panorámicos o algunas carreteras del interior, nada como la tranquilidad de quien sabe disfrutar del trayecto.

Contábamos por aquí hace no mucho tiempo que en nuestro país los niños se aburren a partir del minuto 25 de estar en el coche. Nosotros recorreremos a finales de mes 200 kilómetros, pero muchas familias pasan cinco o seis horas conduciendo, se requiere muchísima planificación.

De mis viajes de niña entre Alicante y ciudades como Valladolid, Madrid o Salamanca, no recuerdo haber estado aburrida, sólo los rótulos indicativos, las paradas para comer – beber – caminar un poco, las matrículas que nos ayudaban a saber de qué provincia era cada vehículo, las canciones y llevar en brazos a mi hermano (entonces íbamos sin dispositivo de retención). Aunque reconozco que estar sentados tanto rato no debe ser un ‘plato de gusto’ para los peques

Pero vamos al grano, y a la planificación para que el viaje no resulte tan pesado,

¿Cuáles son los detalles que nos garantizan el éxito?

  • A los niños les da tranquilidad que les expliquemos en qué va a consistir exactamente el trayecto: qué día saldremos, a qué hora (más o menos), qué llevaremos para comer y beber, qué actividades intentaremos hacer, cuánto durará, etc.

  • De la seguridad de los niños durante los viajes ya hemos hablado en ocasiones, sin embargo no debemos pasar por alto algunos detalles que normalmente pueden quedar olvidados.

Debemos comprobar que no queden objetos sueltos en el interior del coche, para evitar lesiones en caso de frenazo o impacto; las puertas deben quedar bloqueadas y los niños deben avisar cuando quieren abrir la ventana para que les recordemos no sacar los brazos fuera del coche. Es conveniente revisar las sillas de seguridad de los peques para asegurarnos de que no hayan objetos punzantes en ellas, y para verificar que se encuentran ancladas.

  • El itinerario se debe pensar en función de los intereses y necesidades de nuestros hijos. La recomendación general es hacer paradas cada 200 kilómetros, para que todos recobréis energías y hacer más llevadero el siguiente tramo. Si no se conoce la ruta, deberéis investigar las áreas de descanso que se encuentran situadas en ellas.

  • Librarse de los embotellamientos es lo ideal, aunque sea a costa de perder un día de vacaciones, los atascos son muy estresantes para los conductores, y desesperantes para los niños. En la web de la DGT suele haber información sobre el estado del tráfico.

  • Aunque en otra entrega os contaremos algunas actividades que nos ayudarán a todos a entretenernos (como ya hicimos el año pasado), Ahora es momento de contaros que el kit de supervivencia familiar para viajes debe constar de:

1.-Botiquín.

2.-Bolsa de viaje con bebida y algún tentempié.

3.-Una selección de pequeños juguetes / juegos según las edades: muñequitos, dispositivos electrónicos, pizarras magnéticas, revistas de pegatinas, etc.

  • Prevenir mareos: dentro de un coche cerrado circulando en un día de temperaturas altas, lo último que necesitamos son ambientadores y perfumes fuertes. También ayudará que no coman excesivamente antes de partir, y que no estén mucho tiempo concentrados en alguna lectura o fijando la vista.

  • A ser posible instalaremos parasoles en las ventanas, especialmente si conducimos en las horas centrales del día.

Esperamos que estos consejos os hayan resultado útiles, continuamos dentro de unos días con algunas ideas de actividades y juegos para amenizar el viaje.

Imagen | Kheel Center, Cornell University En Peques y Más | Seguridad para toda la familia durante los viajes en coche (y II), Algunos consejos para viajar en coche con niños

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos