Compartir
Publicidad
Publicidad

La obesidad es el próximo objetivo de las campañas de salud

La obesidad es el próximo objetivo de las campañas de salud
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Recientemente publicábamos qué está pasando con la obesidad en el mundo y también hemos viendo que la televisión empieza a lanzar mensajes con la intención de que todos prestemos atención a la actividad física y evitemos el sedentarismo. Recuerdo que en España, la obesidad (medida como el porcentaje de personas con un IMC superior a 25 kilogramos por metro cuadrado) de los hombres, pasa en diez años del 56% al 58% y en mujeres el porcentaje pasa del 46% al 50%. En otros países del mundo, como Norteamérica las cifras son más escalofriantes porque pasa del 66% al 73% en mujeres y del 66% al 74% en hombres.

Además parece que estamos perdiendo la percepción desde la infancia y no somos capaces de mantener las bondades de la dieta mediterránea sustituyendo desayunos, comidas, meriendas y cenas por productos de alto contenido en calorías y tenemos dificultades para recuperar la emoción de sacar a los niños de paseo, a que correteen, salten y hagan del ejercicio físico algo rutinario. Tenemos que tener cuidado porque corremos el riesgo de tener una percepción distorsionada de la realidad y acabemos aceptando la obesidad.

Así que las grandes marcas de bebidas refrescantes se están viendo obligadas a reaccionar después de que, por ejemplo, les hayan obligado a retirar la venta de refrescos de gran formato. Y nos animan a levantarnos del sillón y a consumir productos con bajo contenido en calorías.

Claro que tampoco hay que obsesionarse con la delgadez y la dieta que por otro lado nos parece imponer un mundo que promociona la belleza y el cuerpo. En el equilibrio tendremos que posicionarnos y habrá que consolidar buenos hábitos alimentarios, luchar contra el sedentarismo realizando ejercicios con los peques, animándoles a ellos a tener una rutina de acción y a mimarles con criterio y dedicación.

Mientras tanto las grandes marcas de alimentación no son ajenas a este comportamiento y próximamente nos animarán a cambiar las costumbres para que sean más saludables y a consumir sus productos pensados para dar respuesta a esa necesidad. En España no deberíamos tenerlo tan difícil aunque las cifras muestran tendencia de crecimiento en los últimos años. Así que quizá sea el momento de recuperar el concepto de dieta mediterránea que impone una forma de vida sana con alimentación saludable, ejercicio regular y una vida tranquila. Hay que intentar que en casa utilicemos la fruta, las verduras, los cereales, las legumbres, además de carnes y pescados y el aceite de oliva como grasa.

Estoy convencido de que las acciones de vida saludable van a seguir impactando en los medios y tendremos que estar atentos para conseguir parar y en el futuro cambiar la tendencia. En casa, la educación a los niños es fundamental así que hay que empezar desde que son muy chiquitines.

Imagen | Matlock-Photo En Peques y Más | Obesidad

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos