Compartir
Publicidad

La familia de Anna Cymbaluk lucha contra el acoso escolar mediante una campaña 'de color naranja'

La familia de Anna Cymbaluk lucha contra el acoso escolar mediante una campaña 'de color naranja'
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Según el diccionario de la RAE: Acoso es la acción y efecto de acosar; mientras que Acosar es en una de sus acepciones significa ‘perseguir, sin darle tregua ni reposo, a un animal o a una persona’; en otra ‘perseguir, apremiar, importunar a alguien con molestias o requerimientos’.

Por lo tanto nos podemos hacer a la idea de qué significa que un niño está siendo acosado en la escuela, y de si tenemos autoridad para afirmar eso de ‘¡pero si sólo son cosas de niños!’. Además ¿cómo osamos hacer la vista gorda sin habernos puesto en su lugar?

Hoy es el cumpleaños de Anna Cymbaluk: 9 añitos, y aunque no es el mejor momento para ella ni su familia, juntos han empezado una iniciativa que pretende dar apoyo a las víctimas del acoso escolar. El color naranja es el de la lucha contra todo tipo de acoso, y desde la página de Facebook recién creada, los Cymbaluk piden a familiares y amigos que en el día de hoy lleven una prenda de ese color. Anna y uno de sus tres hermanos pequeños (Benjamin, el segundo) están siendo acosados en la escuela desde principios de este año, y cuando sus padres se enteraron pidieron reuniones con los responsables de la Magelssen Elementary School en Fosston (Minnesota / Estados Unidos). De esta forma constataron que no se estaba haciendo lo necesario para prevenir las intimidaciones.

¿Qué clase de sociedad no protege a las víctimas de las intimidaciones?

Yo no acabo de acostumbrarme a que las escuelas no asuman su responsabilidad en este tema, porque debería existir una política común de Tolerancia Cero hacia el bullying, ¿acaso los padres no dejamos allí a nuestros hijos para que cuiden de ellos, además de para que les enseñen cosas?

Tampoco me acostumbro a que los padres de las partes implicadas, escondan la cabeza unos, no se atrevan a abrir la boca otros; esto en el mejor de los casos, porque tampoco es raro que en cuanto al agresor se le da un toque de atención (si esto ocurre) sus padres exigen responsabilidades, en lugar de asumir la culpa e intentar mejoras.

Compruebo (mientras el corazón se me hace un nudo) que hace 10 años existía más conciencia en este tema, y lo hago leyendo a Rosa Montero, que relata como tras un año del suicidio de Carla (tenía 14 años y estaba siendo hostigada por compañeros) no han habido responsabilidades ni consecuencias, es más, la Fiscalía de menores de Oviedo ha archivado el caso.

¿Cómo puede ser? ¿cómo podamos estar pasando por encima del sufrimiento de estos niños? ¿acaso no nos libramos de las tenazas del miedo? ¿acaso pensamos que las cosas cambiarán aunque no hagamos nada?

Un niño no se puede defender solo del acoso escolar, porque probablemente desarrolle indefensión aprendida, al comprobar que nadie se levanta a su favor, no puede hacerlo ni siquiera si los acosadores son de su misma edad

Esta es sólo mi opinión, pero en esta sociedad andamos sobrados de personas insensibles, y de abusones, por lo tanto lo que nos hace falta es educar a los niños en la fortaleza mediante la responsabilidad, la empatía y el compromiso, ¿no os parece?. De la misma forma que debemos sacudirnos miedos y prejuicios para luchar contra este problema que al fin y al cabo es de todos.

Vía | New York Daily News Más información | Orange you glad you aren't a bully En Peques y Más | 'Acoso escolar o bullying': una guía práctica para luchar contra el maltrato escolar y sus consecuencias, Formas de ejercer el acoso escolar y aclaración del término

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio