Publicidad

Gary Lineker dice que los gritos de los padres están matando la pasión por el fútbol de sus hijos

Gary Lineker dice que los gritos de los padres están matando la pasión por el fútbol de sus hijos
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Gary Lineker ha sido uno de los delanteros centros más importantes del mundo con una gran capacidad para marcar goles y nunca dar una pelota por perdida. En el vídeo de más abajo se le puede ver marcando goles sin parar con su selección, la inglesa, en los años 90. Y sí, también hay algunos que marca a España. Gary Lineker es la persona que dijo, como se puede ver en la imagen en perfecto alemán, que "el fútbol son once contra once y al final siempre gana Alemania". Gary se pregunta, en un artículo escrito en Newstatesman y que se enlaza más abajo, que qué le pasa a Inglaterra que siempre falla en el fútbol en los grandes acontecimientos.

Y entre las razones que expone y que tienen que ver con por qué juegan al fútbol los niños en campos grandes, por qué se cuida tan poco a los entrenadores británicos y especialmente por qué la actitud de los padres/madres es tan agresiva.

Dice Lineker: "We need a parental cultural revolution. If we could just get them to shut the fuck up and let their children enjoy themselves, you would be staggered at the difference it would make." Que se podría traducir como: "Necesitamos una revolución cultural de los padres. Si pudiéramos conseguir que cierren la boca y animar a sus hijos a divertirse, se conseguiría otros resultados"

Y es que creo que la sobreprotección de la que hablamos con frecuencia en Peques y Más, es una de las causas que hacen que los padres estén animando a competir de forma algo exagerada sobrepasando límites como burlarse de los niños del equipo contrario, anular la autoridad del entrenador, discutir con otros padres y animar a los hijos al enfrentamiento.

Por eso lo que dice Lineker debería hacernos reflexionar. En el deporte actual parece que el dinero y los intereses comerciales animan a los padres a intentar conseguir que sus hijos puedan alcanzar el éxito y la fama a cualquier precio. Y no, los niños tienen que jugar, aprender, divertirse y darse cuenta de que hay que trabajar mucho para alcanzar un objetivo. Lo que se puede conseguir con estas actitudes y comportamientos es provocar en los niños ansiedad, estrés y el enfrentamiento entre ellos.

Así que esperamos que la actitud de los padres, también en España, anime a sus hijos sin insultar al rival, respetando al entrenador y a los árbitros y especialmente divertirse viendo jugar a los hijos felicitándoles cuando lo hacen bien y animándoles cuando lo podrían hacer mejor.

Más información | New Statesman Home En Peques y Más | El documental "Quiero ser Messi" para conocer la realidad del fútbol y el mundo infantil en Argentina Imagen | Duncan Hill

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir