Compartir
Publicidad

Esta es la conducta para actuar en caso de accidente infantil: Proteger, Actuar y Socorrer

Esta es la conducta para actuar en caso de accidente infantil: Proteger, Actuar y Socorrer
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Si el verano pasado ofrecíamos unos consejos muy valiosos para actuar frente a los accidentes infantiles traumáticos, hoy queremos recomendar una guía rápida para actuar en caso de accidente (independientemente de su gravedad).

Mari Angeles Miranda ya nos contaba en esta entrevista que tanto las cifras de accidentes infantiles (primera causa causa de mortalidad entre niños de 0 a 14 años en países desarrollados) como sus consecuencias, son un problema a corregir. Esta experta también nos avisaba de que aplicando las medidas preventivas adecuadas, los accidentes son evitables Así pues nos encontramos con una realidad que tendría que ser cambiada, pero sobre la que (por otra parte) deberíamos intervenir. Con esto quiero decir que cualquiera de nosotros debería estar mínimamente preparado para actuar correctamente cuando un niño se accidenta.

Para atender a un niño que ha sufrido un accidente, por su seguridad y por la nuestra, es recomendable seguir una conducta ordenada en tres pasos que se resumen en el acrónimo PAS (Proteger, Alertar y Socorrer)
  • Proteger: la mayoría de los accidentes suceden en escenarios seguros, pero esto no se cumple siempre, y ‘es algo que debemos tener en cuenta en situaciones como accidentes de tráfico, incendios, etc.’

  • Avisar: en caso de que el accidente revista gravedad, se llamará al teléfono de emergencias (112), o al de urgencias sanitarias (061).

  • Socorrer: pero antes debemos conservar o recuperar nuestra calma. El accidentado necesita que lo tranquilicen y lo consuelen, para ello hablaremos pausadamente, utilizando un tono de voz suave, y haciéndonos entender. El niño también quiere saber qué pasos vamos a dar, y si alguna de nuestras maniobras le pueden producir dolor.

Si estamos ante un traumatismo grave ¡nada de maniobras innecesarias! ni de movilizar al accidentado (salvo si su vida corre peligro). Y tampoco tenemos que sobrevalorarnos si no tenemos ni idea de por dónde empezar, ‘en estos casos es mejor no actuar, pedir ayuda y quedarse junto al niño’. Y esto ya es mucho.

¿Qué más se puede hacer?

Además de intentar tener formación en Primeros Auxilios, como nos indicaban Júlia y Eva, y de mantener la calma… Es aconsejable evitar aglomeraciones, estudiar el entorno por si el riesgo persiste y se debe evacuar a los presentes, mantener a la víctima caliente, colocarlo en postura de seguridad (lateral, ¡aunque si hay sospecha de lesión en la espalda o cuello mejor no moverlo!), y no proporcionarle medicamentos, alimentos ni bebidas.

En estas hojas informativas de la Sociedad Española de Urgencias Pediátricas, está detallada paso a paso la actuación ante cualquier tipo de accidente infantil (quemaduras, descargas eléctricas, atragantamiento, ingestión de productos tóxicos, heridas y caídas / golpes sin herida). Es recomendable tenerlas a mano.

Imagen | Jonf728 Vía | FAROS En Peques y Más | ¿Cuáles con las causas de los accidentes infantiles?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos