Compartir
Publicidad

El proyecto de OLPC (one laptop per child) se convierte en tablet

Guardar
0 Comentarios
Publicidad

El proyecto OLPC (un ordenador por alumno) es una iniciativa veterana de Nicholas Negroponte que pretendía ofrecer un dispositivo de aprendizaje económico para impulsar el proceso educativo de los chavales en todo el mundo. El primer equipo que se fabricó era un ordenador, con tapa, teclado y pleno de conectividades. Ahora parece que la intención es convertirlo en un tablet. Al menos eso se puede ver en este vídeo, de hace un par de meses, en el que el dispositivo luce muy bien con esa pantalla de 8 pulgadas, que aspira a crecer con el tiempo.

El dispositivo se llama OLPC XO-3 e incluye puertos a discreción para facilitar la conectividad: un USB para periféricos y carga, auriculares, micrófono y otro USB para transferir ficheros. Además tiene cámaras, delante y detrás.

El dispositivo está preparado para ejecutar Linux aunque Android también parece que lo puede equipar. Entre las aplicaciones, incluye contenido de la Wikipedia y está preparado para que otros fabricantes le instalen más software. El objetivo es que el contenido está accesible tanto si el dispositivo está conectado como si no lo está, obviamente sin conexión ofrecerá lo que sea capaz de almacenar el dispositivo.

Entre los accesorios que incluye, y que pueden ser útiles para los niños en función del entorno en el que se encuentren, está una funda protectora de silicona para la pantalla. Y cuando se utiliza el tablet se pone en la espalda para protegerla y facilitar la sujeción. También me gusta el dispositivo que incluye baterías solares para permitir la carga. Si en el OLPC anterior había una manivela para cargar, en este equipo también hay una que asegura una hora de batería por seis minutos de darle a la manivela.

El proyecto OLPC es un gran intento de llevar la educación a otros países como Negroponte ha dicho numerosas veces. En mi opinión son proyectos que van más allá de poner un dispositivo en una clase para que aprendan los niños. Y por lo tanto son muy complejos porque exigen cambios políticos y sociales que son un reto para los países en los que se implanta. En todo caso el dispositivo es lo de menos y el objetivo es que los chavales aprendan habilidades y desarrollen capacidades para que luego puedan aplicarlas con el OLPC.

Vía | El Caparazón En Peques y Más | Negroponte y su proyecto del OLPC en el GEF, iPad

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos