Publicidad

El joven noruego Magnus Carlsen se proclama Campeón del mundo de Ajedrez

El joven noruego Magnus Carlsen se proclama Campeón del mundo de Ajedrez
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Hace unas semanas Miguel Illescas publicaba una imprescindible entrevista en El Mundo en la que anticipaba muchas de las cosas que han pasado en el Campeonato Mundial de Ajedrez celebrado Chennai, India, desde el 7 de noviembre 2013. Carlsen, de 22 años, ha vencido por 6,5 a 3,5 al campeón Viswanathan Anand 20 años mayor y que reinaba desde los últimos cinco años. Se han jugado diez partidas, de las que siete han sido tablas y tres ha ganado Carlsen, dos de ellas jugando con negras.

Volviendo a Miguel Illescas, recordamos que fichó dos años por IBM para programar el ordenador Deep Blue, que en 1997 batió a Gari Kasparov. Es una historia que se puede leer en el fantástico libro de Leontxo García llamado Ajedrez, ciencia y pasiones mezcladas. Y es que Illescas indicaba en la entrevista:

Carlsen es un paso evolutivo, es una especie de mejora del prototipo de híbrido hombre-máquina, y para mí practica un ajedrez futurista, galáctico y no veo que puede hacer Anand contra eso

Más adelante Miguel explica que Carlsen es un híbrido en el manejo del ajedrez combinándolo con la precisión informática. Según Miguel el futuro será el de los jóvenes que aprovechen la conexión a Internet, la tecnología, aplique valores de sociedad tecnológica y funcione con precisión de robot. Viendo el resultado del campeonato del mundo no me cabe duda de que Miguel Illescas tiene razón y de que vamos a ver campeón por muchos años. Si quiere.

Para los que sean más aficionados y quieran ampliar la información, porque creo que estamos en un momento similar al vivido por mi generación cuando se enfrentaron Karpov y Kasparov, recomiendo la lectura de las crónicas de @LeontxoGarcia en El País que están perfectamente etiquetadas.

Nos unimos a todas las felicitaciones a Carlsen y estamos seguros de que vamos a tener campeón para muchos años. Su capacidad de apretar al rival no cediendo ni un ápice, calculando posiciones y jugadas con esquemas mentales modernos y menos basados en la linealidad, aprovechando su experiencia y aprovechando la ventaja de ser el campeón.

Más información | Fide Imagen | Frans Peeters

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios