Compartir
Publicidad
Publicidad

El exceso de higiene hace a los niños más vulnerables a las enfermedades y alergías

El exceso de higiene hace a los niños más vulnerables a las enfermedades y alergías
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

No es la primera vez que oímos que los niños que viven en zonas más deprimidas y con menor higiene enferman con menos frecuencia que los que viven en zonas más acondicionadas.

Los expertos indican que las medidas de higiene ambiental y el desarrollo de medicamentos y vacunas han reducido la tasa de mortalidad infantil y aumentado la esperanza de vida y hacen mucho énfasis en no estimular la creencia de que la falta de higiene es buena. Consideradas en conjunto, todas estas cosas son positivas, aunque tengan el inconveniente de que han podido contribuir a un incremento de las enfermedades alérgicas.

Desde que nuestros hijos nacen, salen de un ambiente estéril en el seno materno a un medio altamente contaminado, esto provoca la activación del sistema defensivo del organismo, lo cual es imprescindible para el desarrollo de dicho sistema. El ambiente en el que crecen los niños hoy en día es muy diferente al de hace unos años, solemos asociar la higiene y la limpieza con la salud, el estatus social y el desarrollo.

Tanto nuestras casas como los productos de limpieza que usamos en la actualidad, permiten convertir los hogares en ambientes casi estériles. Además los padres nos empeñamos en que dentro y fuera de casa los niños se mantengan limpios con las toallitas higiénicas o los geles en seco antibacterias, en esterilizar chupetes y biberones más de lo debido y en apartar a los peques de todo aquel que estornude.

El sistema inmunológico de los niños necesita tener trabajo para su desarrollo por lo que tantas medidas de higiene hacen que se busque quehaceres alternativos, defendiéndose contra cosas que no son dañinas como por ejemplo el polen, la leche, el huevo, los frutos secos y un sinfín de alergias que están desarrollando los peques en la actualidad.

En un congreso de la Academia Europea de la Alergia se presentaron datos reveladores en cuanto a la incidencia del asma y es que a principios del siglo XX, esta enfermedad afectaba a 1 de cada 1000 personas y en la actualidad, lo hace con al menos 1 de cada 10.

Cuando utilizamos frecuentemente antibióticos y antisépticos para los niños eliminamos bacterias nocivas aunque también otras beneficiosas. Así que lo que los especialistas destacan es que estar expuestos a ciertos gérmenes crea defensas en su organismo, y son necesarias unas dosis mínimas para mantener el sistema inmunitario activo y sano.

La pregunta que debemos hacernos es hasta que punto se debe llevar la higiene de nuestros niños, los expertos indican que todo es cuestión de equilibrio.

Imagen | Lars Plougmann

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos