Compartir
Publicidad

El deseo de Ben antes de quedarse ciego es poder ver diferentes lugares del mundo

El deseo de Ben antes de quedarse ciego es poder ver diferentes lugares del mundo
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Las prioridades de la familia de Ben Pierce han cambiado por completo, sus padres tienen seis hijos contándole a él, y por supuesto continúan atendiéndolos a todos. Pero desde hace unos meses en la rutina de los Pierce se ha introducido una variable nueva: aunque sólo tiene nueve años, su visión está empeorando y según los médicos, acabará quedándose ciego.

Ante la expectativa, el pequeño parece deseoso de acumular experiencias visuales distintas, puesto que probablemente en un futuro no muy lejano no podrá contemplar el Monte Rushmore, la Capilla Sixtina, el proceso de fabricación del caramelo en una fábrica, una aurora Boreal o una de esas aves neozelandesas llamadas Kiwis. Todo empezó cuando Ben nació prematuramente, tanto que sus párpados todavía estaban fusionados. Debieron practicarle cirugía láser para evitar el desprendimiento de las retinas, y aunque los pronósticos eran desfavorables, el niño salió adelante y ha crecido sano. Sin embargo al crecer, el tejido cicatrizado está empeorando, y ahora mismo debe leer con lupa, y recibir entrenamiento de un terapeuta que le enseña el lenguaje braille y a andar con bastón.

Esta familia reside en Dallas (Texas / Estados Unidos), una gran ciudad, aunque seguro que queda pequeña cuando se están agotando las posibilidades de conocer el mundo visualmente

El caso es que Ben ha empezado a elaborar una lista de deseos centrada en los lugares que desea visitar, y cuenta con el apoyo de sus hermanos que aportan los ahorros y el dinero que ganan vendiendo pan y dulces a los vecinos. Los padres también desean lo mejor para él, pero claro con seis hijos viajar a cualquier sitio no debe ser fácil.

Por eso han empezado a recaudar fondos, y han puesto en marcha otra iniciativa muy bonita que consiste en hacer un llamamiento para que las personas envíen fotos o postales de alrededor del mundo, la dirección de envío está reseñada en este post de Mamma Mia. De esta forma el pequeño podrá acumular recuerdos de las montañas, museos, playas, edificios, calles, … que habrá visto en esos retazos de viajes que llegaran a su casa.

Fue su terapeuta el que tuvo la idea, ya que al parecer, cuando Ben crezca, le resultará más fácil describir su entorno, y relacionarse con los videntes, si tiene este tipo de recuerdos.

De momento, ha viajado a Nueva York gracias a la periodista Katie Couric, ha podido ver “La noche estrellada” de Van Gogh (en el Museo de Arte Moderno), y ha visitado la estatua de la Libertad, una experiencia enriquecedora, sin duda.

Vía | ABC News Más información | Thaden Pierce, Ben's Wish List

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio