Publicidad

El cuidado de los dientes de los peques durante las vacaciones

El cuidado de los dientes de los peques durante las vacaciones
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

En verano es fácil que los peques distraigan un poco la higiene y alteren la dieta por lo que la salud oral se puede resentir. Especialmente hay que estar atento ante infecciones, gingivitis y las típicas caries que al final son las principales causas de consulta al odontólogo durante el mes de septiembre. Así, al menos, informa el Dr. Iván Malagón, Odontólogo especialista en Ortodoncia y Ortopedia Maxilomandibular y Director de la clínica que lleva su nombre.

Las causas de las infecciones se deben a una higiene no adecuada y a una hidratación insuficiente. Y es que con el calor nuestro organismo pierde más agua y si no la reponemos adecuadamente, se inicia un proceso de deshidratación que en la boca empieza con una disminución de la salivación, con lo que la saliva pierde su acción antibacteriana. Además, la poca salivación también favorece las infecciones por hongos y la aparición de aftas.

Sobre la caries se puede decir que la relajación en los hábitos de higiene por los cambios de horarios durante las vacaciones, la dificultad de lavarse los dientes regularmente cuando se pasa el día fuera de casa, el mayor consumo de bebidas azucaradas y helados y una alimentación desequilibrada, son factores que favorecen la proliferación de microorganismos en la boca y la aparición de la tan temida caries.

Otros problemas frecuentes son la halitosis debido al descuido en las rutinas de la higiene y a que no tomamos agua suficiente. También aparece la sensibilidad dental provocada por el mayor consumo de alimentos y bebidas frías que hacen al esmalte vulnerable a los cambios de temperatura.

En verano son frecuentes también los traumatismos dentales porque hacemos más actividades al aire libre, y no siempre se acude al dentista con urgencia. Cuando, tras un traumatismo severo, se llega a salir el diente de su sitio es estrictamente necesario para la supervivencia de la pieza que el paciente acuda al dentista dentro de las tres primeras horas, conservando el diente en leche o en suero fisiológico. Si el traumatismo hubiera provocado la fractura de una parte del diente o la muela, cuanto antes se visite al dentista será mejor para evitar que se siga rompiendo, puesto que queda muy debilitada la pieza.

Aprovechamos para recordar que el Consejo General de Dentistas indica que entre el 92% y el 94% de la población adulta tiene caries y que es una patología generalizada entre los mayores de 35 años. Por eso es muy importante aprender que el cuidado de la boca y los buenos hábitos de higiene bucodental se adquieren en la infancia.

Más información | Iván Malagón Clinic
En Peques y Más | Dientes
Imagen | II pp

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir