Publicidad

El consumo frecuente de refrescos gaseosos podría estar relacionado con problemas de conducta en los niños

El consumo frecuente de refrescos gaseosos podría estar relacionado con problemas de conducta en los niños
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Aunque sabemos que la mejor bebida para los niños (y para todos) es el agua, es normal que ocasionalmente permitamos a nuestros hijos batidos, zumos envasados o bebidas gaseosas. Pero si pensamos en la salud de los más pequeños, no deberíamos convertir la excepción en una regla, y no deberíamos permitir el consumo frecuente de refrescos azucarados de cualquier tipo.

Estas bebidas se han asociado con comportamientos agresivos, y también con depresión y pensamientos suicidas en adolescentes, sin embargo la influencia en niños más pequeños aún no había sido evaluada. Ahora se han encontrado algunos indicios de que a más consumo de estos refrescos, aumenta la agresividad de los niños en su día a día.

También aparecen problemas de concentración y dificultades para atender las explicaciones de los profesores
El estudio del que provienen los datos, no es capaz de identificar a naturaleza exacta de la asociación entre el consumo de bebidas gaseosas y los comportamientos problemáticos, pero si que se ha llegado a la conclusión de que limitar o eliminarlo reduciría problemas de conducta.

La doctora Shakira Suglia, es profesora adjunta de Epidemiología en la Universidad de Columbia; junto con sus colegas, ha evaluado a (aproximadamente) 3000 niños de cinco años de edad en 20 grandes ciudades de Estados Unidos. Para realizar el estudio (publicado en The Journal of Pediatrics), se ha contado con la colaboración de las madres de los niños.

Ellas han sido las encargadas de ayudar en el registro de bebidas consumidas por sus hijos: un 40 por ciento tomaban una lata de refresco al día (una cantidad que ya me parece excesiva), y un 4% llegaban a consumir cuatro o más.

Se trata de un estudio prospectivo con cohorte por año de nacimiento, cuyos datos han sido recogidos durante 60 meses. Para evaluar la conducta tras el consumo de estas bebidas, han utilizado una lista llamada Child Behavior Checklist, con indicadores concretos, y tras aplicarlas, se ha pedido verificación a las madres.

La propia investigación insiste en no estigmatizar estas bebidas, pero señala que su uso debe ser muy moderado. Porque además se sabe que pueden relacionarse con mayor riesgo de trastorno cardiovacular o con la aparición de diabetes de tipo 2.

Imagen | James Emery Vía | Medical News Today Mas información | Journal of Pediatrics, Mailman School of Public Health (Columbia University) En Peques y Más | El consumo de bebidas que no contengan azúcares durante la infancia reduce el aumento de peso y materia grasa, Es tu responsabilidad: empieza a introducir cambios en la alimentación y estilos de vida para prevenir la obesidad infantil

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios