Compartir
Publicidad
Publicidad

El consumo de bebidas que no contengan azúcares durante la infancia reduce el aumento de peso y materia grasa

El consumo de bebidas que no contengan azúcares durante la infancia reduce el aumento de peso y materia grasa
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los doctores M. Aparicio Rodrigo y M.A. Rivas Fernández han valorado el artículo ‘A trial of sugar – free or sugar – sweetened beverages and body weight in children’ (publicado en Publimed). El trabajo trata de cuantificar el efecto de reemplazar bebidas azucaradas (BA) por bebidas edulcoradas (BE) acalóricas sobre el peso de los niños en edad escolar.

La investigación ha sido realizada por JC Ruyter y sus colegas en ocho escuelas de enseñanza primaria en Ámsterdam. La población del estudio han sido 641 escolares de entre cinco y 11 años que eran consumidores habituales de BA. Para realizar el estudio se han establecido criterios de exclusión: obesidad en tratamiento médico, diabetes, celiaquía, patología del crecimiento, digestiva o quirúrgica grave, participación en otro estudio de intervención, discapacidades físicas que dificultasen las mediciones y previsión de cambiar de escuela antes de finalizar el estudio.

Entre los criterios de inclusión estaba (obviamente) ser consumidor habitual de este tipo de bebidas.

Del total de niños participantes, se asignaron 319 al grupo sin azúcar y 322 al grupo con azúcar, el seguimiento duró 18 meses. Durante ese tiempo se perdieron el 26% de los niños: el 69% por aversión a la bebida, un 13% por efectos adversos menores y un 4% por aumento de peso.

La literatura coincide en que el consumo de BA podría ser un factor de riesgo para desarrollar obesidad en la infancia, sin que nutricionalmente tengan ningún efecto beneficioso. Sin embargo, existen dudas acerca de si dejar de tomarlas conllevaría una pérdida de peso, lo que justifica el desarrollo de este estudio

Para materializar la intervención, el colegio de pertenencia proporcionaba semanalmente a cada participante una caja con latas de 250 mililitros de una bebida carbonatada para cada día de la semana. La diferencia estaba en el contenido de azúcares (0 o 26 gramos de sacarosa).

La conclusión obtenida es que ‘en los niños de peso adecuado, reemplazar de forma enmascarada las bebidas azucaradas por otras que no contengan azúcares disminuye el aumento de peso y de masa grasa’. Es decir que no se obtiene una reducción de peso pero se puede frenar el aumento inadecuado de este.

A pesar de que el estudio tiene trabas metodológicas que hacen cuestionar sus conclusiones y se ha realizado en una población distinta a la española, parece que el pequeño cambio de BA por BE en niños que consumen BA habitualmente puede ayudar a controlar el aumento de peso. En opinión de los doctores que valoran el artículo ‘esta es una medida más que debemos plantearnos los pediatras ante la actual “epidemia” de obesidad que vivimos en España, junto con otros consejos sobre alimentación saludable’.

A pesar de todas las limitaciones de este estudio, si el cambio de BA por BE puede disminuir el IMC de la población infantil consumidora habitual de BA sin efectos secundarios, nos parece que puede ser una medida razonable a tener en cuenta, junto con otras, para el control de peso en la infancia. Recomendar no consumir BA en los programas periódicos de salud mientras se incide sobre otros hábitos obesogénicos es un consejo inocuo que podría aportar beneficios a largo plazo, en la vida adulta

Creo que la importancia de este tipo de trabajos es que aumentan nuestra información sobre temas de interés, sin embargo soy de la opinión que todo es mucho más sencillo.

Por ejemplo, de acuerdo con uno de los planteamientos de Julio Basulto en ‘Se me hace bola’, puedo aportar que se deben limitar los zumos de frutas (no digamos ya los refrescos azucarados), incluyendo los caseros. Y es que los niños españoles están sobrados de vitamina C, y también de calorías líquidas. ¿El mejor líquido para beber? El agua sin duda, para nosotros y para ellos, si damos ejemplo les ofrecemos una fuente de información importante, y una forma de hidratarse muy saludable.

Imagen | CarbonNYC Fuente | Evidencias en Pediatría En Peques y Más | Prevención de la caries dental y factores de riesgo en su aparición, Bebidas con residuos de fungicida en Estados Unidos, y la protección de la salud

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos