Publicidad

El clima de disciplina positiva en las aulas favorece el buen rendimiento de los estudiantes

El clima de disciplina positiva en las aulas favorece el buen rendimiento de los estudiantes
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

El magazine PISA in Focus de la OCDE, publicó hace unos meses un artículo de revisión sobre la influencia de los ambientes disciplinados en clase con los resultados académicos. El resultado principal es que un clima disciplinario que incentive el aprendizaje, además de relacionarse de forma positiva con un buen rendimiento de los estudiantes, es capaz de mitigar los efectos de un estatus socioeconómico desfavorecido.

En pocas palabras, lo que se considera un ambiente de disciplina positiva, es percibido como los alumnos como agradable, pero además les ayuda en sus progresos. Imagino que también implica una mayor participación de los alumnos, y un esfuerzo por adecuar las metodologías a las necesidades de los alumnos. Digo esto último, porque para conseguir un cierto orden en las aulas, y sin tener en cuenta otros factores sociales influyentes, es fundamental que los chicos y chicas se sientan parte de los aprendizajes. Por que si se aburren, pierden el interés; si pierden el interés, los más atrevidos tenderán a distraer, y del resto otros les seguirán. Por eso la motivación es súper importante, y es una condición que no puede ser suplida con sanciones a posteriori.

Y escribiendo esto me acuerdo del libro rEDUvolution de María Acaso, en el que se señala como integrante de su visión disruptiva de la educación, la adecuación de las aulas para que sean ‘lugares habitados’, y por lo tanto confortables y que invitan al descubrimiento. ¿Os acordáis de cuándo conocimos las escuelas Vittra de Suecia?

En mi opinión, los profesores deben contar con unos mínimos para poder dar la clase en condiciones, y las familias son responsables en parte del comportamiento de los niños en el aula. La figura del docente es demasiado importante en la vida de nuestros hijos, como para que los padres nos confundamos y creamos que deben desempeñar funciones de ‘control’. Y en muchos casos es a lo que se tiende: los profesores se deben extralimitar en sus funciones, porque quieran o no quieran hay alumnos cuyas necesidades emocionales no están cubiertas, o se encuentran demasiado saturados de problemas familiares que son incapaces de atender.

Parece que el clima disciplinario tanto en el aula como en la escuela influye en el aprendizaje, hasta el punto que en los colegios con mayores problemas de disciplina los estudiantes tienen dificultades para progresar. Y al contrario: las escuelas con ambientes disciplinarios positivos, se asocian a más rendimientos, aunque estas también cuentan entre sus filas con estudiantes más favorecidos socialmente. Pero eso sí: en caso de co habitar alumnos de diferentes procedencias, un buen ambiente les ayuda a todos.

Ahora cabe que reflexionemos sobre cómo se llega a esos ambientes de trabajo de forma no coercitiva y sin que los chicos y las chicas pierdan el interés por los estudios.

Imagen | Brad Flickinger Más información | PISA in Focus, Versión castellano en el Ministerio de Educación En Peques y Más | Normas de conducta en los colegios, Padres brillantes, maestros fascinantes. Un libro de Augusto Cury, ¿Se pueden evitar los castigos en el colegio?

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios