Compartir
Publicidad
Publicidad

Curiosidades sobre el embarazo y el parto en el antiguo Egipto

Curiosidades sobre el embarazo y el parto en el antiguo Egipto
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Hoy sabemos que estamos embarazadas gracias a un test de embarazo y se puede controlar la gestación por medio de ecografías, pero obviamente en la antigua cultura egipcia no existían tales facilidades.

Los egipcios de aquella época tenían curiosas maneras de tratar los asuntos relacionados con el embarazo y el parto.

He encontrado una monografía muy interesante sobre historia obstétrico-ginecológica que asegura que para saber si una mujer estaba embarazada los egipcios llenaban dos bolsas de tela, una con cebada y otra con trigo. Si germinaba primero la cebada nacería un niño, en cambio si germinaba primero el trigo, sería una niña.

También nos cuenta que las egipcias daban a luz en cobertizos hechos de ramas situados en el jardín o en el tejado de la vivienda, donde permanecían las dos semanas siguientes al parto.

Se utilizaba un taburete de nacimiento, un asiento con un agujero donde las mujeres se sentaban para dar a luz, o bien parían agachadas asistidas por una comadrona que invocaban a los dioses y colocaba en la tripa de la embarazada compresas hechas con cañas para acelerar el parto.

Para mitigar los dolores de parto bebían cerveza y una vez después del parto, la placenta era enterrada en la casa o arrojada al Nilo.

Incluso hoy nos suena muy extraña la placentofagia (comerse la placenta), pero aunque no la tragaban morder la propia placenta otorgaba un gran simbolismo.

Para saber más curiosidades sobre las costumbres durante el embarazo y la gestación en el antiguo Egipto puedes leer el resumen de la investigación realizada por dos obstetras venezolanos.

Más información | Gestación y nacimiento en el Antiguo Egipto

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos