Publicidad

Cuáles son algunas de las habilidades que tenemos que tener los padres con nuestros hijos

Cuáles son algunas de las habilidades que tenemos que tener los padres con nuestros hijos
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Hace tiempo que leí un artículo, vía Mario López de Ávila, que nos animaba a los padres a desarrollar habilidades para comportarnos mejor con nuestros hijos. Aunque hay literatura y autores de sobra para extenderse y profundizar sobre el tema, voy a enumerar los siete más destacados que indica el autor y además les voy a añadir apuntes propios.

Animar a los niños en el esfuerzo no sólo presionarles para que sean inteligentes. El objetivo es que los niños siempre tengan motivaciones, ilusiones y que se animen a insistir sin caer en decepciones o derrotas permanentes. Es mejor que aprendan que es importante esforzarse que ser listos porque en un mundo globalizado como el actual y con lo larga que es la vida es más importante que aprendan a trabajar de forma continua y sostenida. Y no debemos dejar nunca de animarles porque, como veremos después, si se deja de animar y se premia el corto plazo los peques dejan de motivarse o se acostumbran a ser premiados cada vez que se les pone un reto.

Conseguir que duerman y descansen. Al parecer se ha comprobado que una pérdida de una hora de sueño por un alumno de sexto lo hace rendir como si fuera un alumno de cuarto. Si además a esa carencia de sueño acumulada durante la infancia se llega a la adolescencia las consecuencias pueden ser muy malas. Así que hay que animarles a dormir y ahora, que están de vacaciones, es un buen momento para ver cuáles son sus necesidades reales de descanso para poder saber cómo podemos hacer en otoño e invierno para reproducir ese descanso que les demanda su cuerpo.

Cómo hacerles honestos y honrados. Y es que a los padres nos cuesta aceptar que nuestro hijo nos engaña y aunque nos mire ¡y nos suelte ese mirada! y nos hable con convicción tenemos que darnos cuenta de que en ocasiones nos está mintiendo. Así que tenemos que animarles a que nos hagan felices con la verdad porque si nos dicen las que piensan que queremos oír no sólo no nos contentarán sino que además ellos aprenderán a mentir.

Los niños necesitan normas y reglas. Y es que si se marcan una normas sencillas y unas reglas que todos podemos entender la convivencia será mejor y los niños aprenderán a aceptarlas y además se mostrarán felices de que todos las respetamos y mantengamos. Además los estudiosos del tema van más allá y explican que los niños con normas saben buscarse entretenimiento, dentro de las normas, y que son más autónomos. En el lado contrario están los niños aburridos, que, porque no tienen reglas y no saben qué hacer, o porque tienen excesivas reglas, al final no saben a qué dedicarse.

Discutir con los niños es normal y hasta saludable. Y es que que en las familias haya un poco de tensión es bueno, normal, razonable y beneficioso a largo plazo. Porque es divertido y sano discutir, sirve para conocer y exponer los puntos de vista y aprender a negociar para que ninguna opinión sea mejor que otra y todos aprendan a aceptar otras visiones.

Discutir delante de los niños tampoco es tan malo. El objetivo es que la discusión tenga un final y una solución que satisfaga a todos. Y es que después de los insultos y las tensiones si al final se ve que se llega a una conclusión y que hay muestras de afecto entre las partes, los peques se tranquilizan y aprenden que es posible resolver conflictos.

Animarles y premiarles a diario por su esfuerzo. Y es que, como comentábamos al principio, si los peques tienen que ser constantes y animarse de forma continua, lo mejor es premiarles a diario y mantener el impulso para incrementar el optimismo y la motivación, además seguro que también se les incrementará la autoestima.

Y hasta aquí los siete consejos o recomendaciones para que los padres criemos a los hijos de una forma razonable. La verdad es que hay muchas visiones y opiniones que han conseguido, recientemente, que muchas de estas formas de relacionarnos con nuestros hijos se cuestionasen. En casa intentamos seguir estos criterios, a los que hemos llegado con reflexión, comprensión y porque son los que hemos aprendido de nuestros padres. Así que esperamos que nuestra peque pueda quedarse con las cosas buenas que le enseñamos y ella también adquiera y desarrolle estas habilidades por si algún día decide formar una familia.

Vía | Mario López de Ávila
Más información | Barking Up The Wrong Tree
Imagen | Always Shooting

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir