Publicidad

Cómo será España en el año 2033 según la previsión de PWC

Cómo será España en el año 2033 según la previsión de PWC
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

La empresa especializada en servicios profesionales PWC ha elaborado un informe que pretende anticipar el futuro de España para facilitar la toma de decisiones y responder a los retos. Me resulta especialmente interesante porque puede servir para saber cuáles pueden ser las claves para nuestros hijos que en esa época, y según las edades a las que nos dirigimos en el blog, estarán en la década de los veinte a los treinta. El informe, que está accesible al final de la página, proyecta escenarios de PIB (producto interior bruto), de empleo y analiza factores de crecimiento de España.

Del informe, que recomiendo revisar, extraigo algunas ideas que me parecen relevantes. Así parece que Occidente pierde peso en el orden mundial y que tanto las potencias emergentes como los efectos de la globalización no permiten saber quién puede dominar la economía. El ejército ya no será diferencial y con una gran diversidad política e ideológica en el mundo las empresas tendrán que responder a la complejidad de los mercados. La economía mundial crecerá por el Pacífico, con Asia y Estados Unidos tirando fuerte, y Europa y Japón tendrán muy limitada su capacidad de crecimiento. En un mundo muy global habrá entidades muy grandes que tendrán que ser gestionadas con visión mundial. Y la innovación será fundamental por lo que aparecerán nuevos modelos productivos, habrá alta demanda de talento y mucha movilidad laboral. Además la tecnificación y la utilización de la tecnología en los procesos de fabricación animará las desigualdades entre los trabajadores y los retos que dicen algunos es que tendremos que aprender, desaprender y volver a aprender continuamente.

Nuestros hijos van a ser más autónomos, más libres para elegir, con poder de decisión y de organización sobre los países y crearán una nueva clase media. El incremento de la esperanza y de la calidad de vida, el descenso de la natalidad, el auge de las ciudades y los movimientos migratorios serán algunas de las claves demográficas del mundo en el que además crecerá la presencia de las mujeres en la sociedad. Y por último, la presión sobre los recursos naturales aumentará de forma significativa con una fuerte competencia entre Estados y empresas por asegurarse su suministro.

Aquí dejo un vídeo incrustado con la información clave del documento presentado:

Así que los retos globales, que tendrán su reflejo en España, nos exigen realizar cambios y reformas, como disponer de una Administración Pública con foco en la política exterior, prestar atención a Asia, impulsar la internacionalización de las empresas y abrir nuevos mercados en Latinoamérica, consolidando la posición actual, y en África. Hay muchos más retos, porque nuestros hijos tienen que trabajar en un entorno que impulse la innovación y la productividad con seguridad jurídica, con la participación del sector privado y con cooperación público-privada. Además hay que reducir la vulnerabilidad energética e impulsar la eficiencia. Y para compensar los efectos del envejecimiento y preservar el Estado del bienestar es necesario fomentar la natalidad y alargar la vida laboral, impulsar la inserción laboral de la mujer y consolidar un modelo de integración para la segunda generación de inmigrantes que llegue a España.

Más objetivos a cumplir son invertir en capital humano y reducir la brecha generacional, ofrecer un marco educativo que impulse el talento también en las empresas, fomentar la igualdad de oportunidades y la meritocracia, favorecer la transparencia en la Administración Pública. Y también hay que mejorar en las empresas, impulsando la internacionalización y asumir el carácter estratégico y mejorar el análisis de riesgos para anticipar situaciones no deseadas. También las empresas tenderán a la multilocalización, serán catalizadores entre lo político y lo social, se unirán para ganar músculo y sus trabajadores serán multiculturales y con talento. Y es que los empleados tendrán formación en diversas culturas, habrá mayor presencia de extranjeros en la dirección y en los consejos de administración, se crearán nuevos patrones de consumo entre las clases medias emergentes, habrá productos y servicios para los mayores de 65 años.

Si interpretamos estas conclusiones y la situación actual creo que tengo que estar tranquilo, tengo una hija, se está formando en usos y aplicaciones de la tecnología y vive en una zona cómoda para enfrentarse a los retos. Aunque hay que espabilar porque tendrá que viajar fuera de España en cuanto y formarse en idiomas, culturas y necesidades. Y cuando vuelva, tendrá que construir negocios emprendedores que aunque duren poco le exigirán reinventarse de forma permanente. La otra opción es mantenerse en España, en la Administración Pública, y contribuir a que la gestión sea más eficiente. Y más opciones, porque hay profesiones como Licenciado en Derecho, en Economía o en Ingenierías que le pueden abrir puertas para esas empresas tan grandes y globales. Ella tendrá que elegir.

Y en el año 2033, si llego, podemos recuperar este artículo, o lo que quede de Internet entonces, y ver qué ha pasado. Seguro que nos reiremos aunque por ahora hay que ponerse a ello por lo que pueda pasar.

Más información | PWC
Imagen | theglobalpanorama

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir