Compartir
Publicidad
Publicidad

Comidas saludables para los niños: judías verdes y patatas rehogadas con tapas de jamón ibérico

Comidas saludables para los niños: judías verdes y patatas rehogadas con tapas de jamón ibérico
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La receta que os proponemos hoy, es rápida, fácil y lo mejor, muy, muy saludable. Son judías verdes con patata rehogadas y para acompañar unas tapas de jamón ibérico (las podéis poner de jamón curado aunque tiene mayores propiedades el ibérico). Os aseguro que hechas de esta forma, les encantarán a los reyes de la casa.

Los ingredientes que necesitamos son: judías verdes planas, patatas, jamón ibérico, ajo, aceite de oliva, sal y una pastilla de starlux.

La preparación es sencilla, ponemos abundante agua en una cazuela, le añadimos un starlux, un chorro de aceite de oliva y un poco de sal fina. Probamos el agua para que no quede salada. Mientras esperamos a que rompa a hervir, vamos pelando las judías verdes, les retiramos los extremos y las hebras laterales y como son planas las cortamos en trozos a lo largo y a lo ancho para que queden finas, pelamos las patatas, cortamos en trozos no muy grandes y lavamos las dos cosas en agua fría.

Cuando el agua comience a hervir, las echamos en su interior y las cocemos hasta que estén tiernas, escurrimos y dejamos enfriar.

En otra cacerola aparte, añadimos el aceite de oliva, el ajo picado abundante y freímos a fuego lento hasta que se dore el ajo. En ese momento incorporamos las judías y las patatas y sin parar de mover, les damos vueltas machacando la patata para que quede ligada con las judías, apartamos del fuego y dejamos reposar para que tomen el sabor del ajo media hora.

El jamón lo compramos el mismo día y le pedimos al charcutero que nos lo corte en tapas finas, no lo metáis en la nevera para que suelte la grasita que lleva. Emplatamos la verdura y le ponemos varias lascas de jamón y listo para comer, os aseguro que se van a chupar los dedos.

Las propiedades de las judías verdes son: bajo aporte calórico, buena fuente de fibra, entre sus minerales destaca la presencia de potasio, calcio y en menor proporción, yodo, fósforo, hierro y magnesio. El potasio es necesario para la transmisión y generación del impulso nervioso y para la actividad muscular normal. El magnesio se relaciona con el funcionamiento de intestino, nervios y músculos, forma parte de huesos y dientes, mejora la inmunidad y posee un suave efecto laxante. El fósforo forma parte de huesos y dientes y participa en procesos de obtención de energía.

En cuanto al contenido en vitaminas de las judías verdes, son buena fuente de vitamina C, folatos, y betacaroteno, así como de B2 y B6, presentes en menor cantidad.

Los folatos, intervienen en la producción de glóbulos rojos y blancos y en la formación de anticuerpos del sistema inmunológico. El betacaroteno, efectúa una acción antioxidante. La vitamina A es esencial para la visión, el buen estado de la piel, el cabello, las mucosas, los huesos y para el buen funcionamiento del sistema inmunológico. La vitamina C, también tiene acción antioxidante e interviene en la formación de colágeno, huesos, dientes y glóbulos rojos. Favorece asimismo la absorción del hierro de los alimentos, además de aumentar la resistencia frente a las infecciones. La vitamina B2, se relaciona con la producción de anticuerpos y de glóbulos rojos. Participa en la producción de energía y en el mantenimiento del tejido epitelial de las mucosas, mientras que la vitamina B6, colabora en el metabolismo celular y en el funcionamiento del sistema inmunológico.

Las propiedades de las patatas ya las hemos comentado en otros artículos y las del jamón ibérico, principalmente son: alta cantidad de proteínas, por lo que es un alimento recomendado especialmente para el desarrollo muscular y durante la infancia. Por su alto contenido en vitamina B1, su consumo, ayuda a superar el estrés y la depresión, además es rico en vitamina B12, que es importante para el metabolismo, ayuda a la formación de glóbulos rojos en la sangre y al mantenimiento del sistema nervioso central.

Por todo ello, os recomendamos que lo toméis toda la familia en la comida acompañada de un segundo plato o en la cena como plato único.

En Peques y Más | Cenas saludables para niños: tortilla francesa de cebolla y atún con tomatitos cherry al orégano Imagen |

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos