Publicidad

¿Bajan las temperaturas?: consejos para proteger la salud de tus hijos

¿Bajan las temperaturas?: consejos para proteger la salud de tus hijos
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Dicen por ahí que ha llegado el frío, y en realidad las temperaturas han bajado algo, quizás no tanto como sería deseable (al menos en la Comunidad Valenciana), la cuestión es que los niños son más vulnerables a este cambio, y como consecuencia, muchos empezarán a contraer las enfermedades asociadas al invierno.

El frío no tiene la culpa de que nuestros peques se pongan malitos, aunque en los meses que pasaran hasta la llegada de la primavera, hay tendencia a que los niños se vean afectados por enfermedades con patologías relacionadas con el sistema respiratorio

Nosotros, ya habíamos explicado las medidas para prevenir resfriados, gripe, bronquitis o faringitis, pero ahora queremos traernos los consejos de FAROS, para que todos estemos preparados. En primer lugar, vamos a revisar cuáles con las causas que ocasionan estas enfermedades, porque si el frío no tiene la culpa ¿qué es lo que motiva todas esas ausencias del cole, las visitas al pediatra, y las mañanas pasadas en cama?.

Factores generales:

  • Algunos virus (por ejemplo el de la gripe), se protegen del frío cubriéndose de una capa resistente, así pueden infectar a varias personas.

  • Cuando llueve, circulan mejor los contaminantes del aire y circulan con más facilidad los virus (esto es muy curioso porque todos pensamos que la lluvia purifica, algo que en cantidades importantes supongo que ocurrirá, de todas formas es tan necesaria en general…).

  • Las barreras naturales de defensa de la nariz (son los cilios y las mucosas), pierden eficacia con el frío, así los microorganismos no tienen tantas dificultades en entrar al organismo. También ocurre que estas barreras naturales no tienen la misma capacidad para calentar el aire que cuando hace calor.

  • En los hogares a veces falta la ventilación (y esto favorece la contaminación domiciliaria), y los lugares cerrados facilitadores del contacto con otros niños (colegios, centros comerciales), los virus se transmiten fácilmente.

Factores relacionados con los niños:

  • No es raro que no se abriguen correctamente, y esto es arriesgado cuando suceden cambios de temperatura.

  • Los niños menores de 7 años son más vulnerables a los cambios de clima y tienen más riesgo de contraer infecciones, debido a que suelen tener una respiración más bucal que nasal.

Muchas de las enfermedades respiratorias comunes que sufren los niños durante los meses de frío se producen por una gran variedad de virus, y aparecen por contagio, que se propicia por una bajada de defensas más que por las condiciones meteorológicas
Gripe

Tú puedes reducir la exposición a los virus

  • La higiene es muy importante: ello implica evitar el contacto de los niños con personas enfermas, lavarse las manos frecuentemente; así como no compartir utensilios como vasos, platos, cubiertos, toallas y chupetes con otros niños.

  • ¿La vacuna?, sólo a partir de los seis meses y si el pediatra lo recomienda, o el niño forma parte de los grupos de riesgo.

  • Una medida a aplicar es evitar las multitudes, y ventilar bien las estancias domésticas. En interiores, es preferible utiliza estufas eléctricas o de gas, y mantenerla templada (no caliente), de los contrario el cuerpo no desarrolla sus propios mecanismos reguladores de adaptación al frío.

También se deben evitar los cambios de temperatura cuando salimos de casa
  • Hablando de abrigo: hacerlo de forma exagerada no es conveniente, puesto que así los niños no pueden regular su temperatura corporal con la del ambiente, y tampoco les es posible asegurar los mecanismos de transpiración.

Eso sí: es fundamental protegerse bien la nariz y la boca al pasar de un ambiente cálido a uno frío, y en especial por la mañana cuando al salir de casa nos enfrentamos al fenómeno de inversión térmica.

Otros consejos de autocuidado

  • Hidratación cutánea, para proteger la piel y cuidar así las grietas o fisuras.

Vamos ahora con la alimentación

Un tema que nos preocupa bastante en Peques y Más, y al que le dedicamos muchos espacios, en concreto el año pasado destacábamos la alimentación otoñal como medio para conservar una buena salud al llegar el frío. Las recomendaciones específicas sobre alimentación para prevenir las enfermedades respiratorias cuando hace frío son:

Kiwi
  • Incrementar el aporte de vitamina C mediante cítricos, kiwis, mango o papaya. Se aconseja una ración diaria de cítricos, preferentemente en el desayuno. También aportan esta vitamina el brócoli, la col o los pimientos.

  • Vigila el aporte de lisina: es un aminoácido esencial que ayuda a que los nutrientes se aprovechen de forma óptima, también produce energía y fortalece el sistema inmunológico. Sus principales fuentes son las proteínas de origen animal (lácteos, carne, lácteos) y las legumbres.

  • Probióticos: son importantes para la fortaleza del sistema inmunológico y se pueden encontrar en los quesos, yogures y algunas leches fermentadas.

  • Los minerales también ayudan, en especial el hierro y el magnesio, y además de estimular las defensas, aumentan la resistencia física. “Las mejores fuentes de hierro son las carnes, pescados y huevos. También alimentos vegetales como legumbres, cereales integrales y algunas verduras como las espinacas. Hay que tener en cuenta que el hierro de los alimentos de origen vegetal se absorbe en menor proporción, aunque se puede favorecer si se consume junto con alimentos ricos en vitamina C como cítricos y algunas verduras y hortalizas".

En los meses de frío, no hay que dejar de tomar productos fríos o crudos, ya que nutricionalmente mantienen mejor la composición de vitaminas antioxidantes, como la vitamina C, pero sí es cierto que apetecen platos más calientes como la sopa. En este caso, es un buen plato, ya que aporta mucho líquido y cuando un niño está resfriado y tiene mucosidad se deshidrata mucho. Va bien, pues, beber caldo, infusiones y agua. Deberían evitarse las sopas grasas, y consumir en su lugar sopa de verduras con un poco de pasta, pollo o pescado, por ejemplo

Y hasta aquí nuestros consejos de prevención de enfermedades respiratorias (y cutáneas, no debemos olvidarlas), asociadas con el frío. Recordemos que la temperatura no es la responsable, y esperemos que definitivamente podamos ir sacando la ropa de invierno, porque creo que para el equilibrio de la salud también son necesarios los cambios (excepto, supongo si se vive en el trópico o muy cerca de los polos, dónde el organismo de sus habitantes está adaptado a sus climas).

Imágenes | OakleyOriginals, Matteo Bagnoli, m whologwhy Más información | FAROS En Peques y Más | Llegan las temperaturas invernales: protege a los niños del frío, La miel como alternativa terapéutica para la tos nocturna en niños, Cómo combatir los resfriados de toda la familia: medicina general, remedios naturales u homeopatia

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios