Compartir
Publicidad
Publicidad

Ayuda a tus hijos a generar actitudes útiles y positivas, para que tengan una vida más satisfactoria

Ayuda a tus hijos a  generar actitudes útiles y positivas, para que tengan una vida más satisfactoria
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La psicóloga Leila Natalia Klein, nos cuenta en Zona Pediátrica que ‘los hábitos emocionales marcan la vida, y por eso, si la mente se acostumbra a generar actitudes útiles y positivas, nuestra vida se desarrolla más satisfactoriamente’.

Pero en ocasiones generamos emociones destructivas partiendo del estrés, pensar demasiado las cosas, depender del juicio de los demás, los enfados sin sentido, los juicios de valor hacia los demás, la incapacidad para perdonar, y otros muchos hábitos dañinos. En lugar de ello podemos optar por ir más despacio por la vida, evitarnos (y evitarles a los niños) actividades superficiales, apreciar la belleza de los momentos, resolver los problemas desde la serenidad, y aprender a evitarlos.

Los niños son puros e inocentes: ellos no suelen guardar rencor, ni son intolerantes, aceptan el perdón (aunque se les haya hecho mucho daño), y sienten empatía por sus iguales.

Somos los adultos los que con nuestros pensamientos y nuestro comportamiento, les mostramos un camino equivocado, que al final se torna en nuestra contra (por que por ejemplo, cuando esperamos mucho de los demás, podemos entrar en un círculo vicioso de ‘no me corresponden, juzgo y por lo tanto me enfado').

Sin duda, la vida sería mucho más fácil sin todos estos pensamientos

Los malos hábitos provocan inestabilidad emocional, falta de recursos para afrontar situaciones difíciles de la vida, errores en la percepción e interpretación de los hechos de la realidad, angustia, sensación de vació, desvalimiento y estrés. Observar nuestros hábitos es fundamental para corregirlos y volverlos más satisfactorios. Debemos prestar especial atención a nuestros estados emocionales para hacer crecer nuestra personalidad hacia actitudes más positivas.

Y debemos hacerlo por nosotros, y por nuestros hijos, para darles ejemplo, y también para mostrarles que es posible cambiar la forma de pensar y de actuar. La salud emocional está en juego.

Como punto de partida, podemos reconocer los hábitos no saludables a nivel emocional, sin este paso, no es posible un cambio.

Imagen | Torrey Wiley Vía | Zona Pediátrica En Peques y Más | 'Esmuki': música para toda familia que descubre a los niños sus emociones y les enseña valores, Nueva colección de cuentos para educar las emociones dirigida a niños hasta siete años: 'Toni y Tina'

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos