Publicidad

Aquellos maravillosos años: el archivador portabebés

Aquellos maravillosos años: el archivador portabebés
5 comentarios

Publicidad

Publicidad

Volvemos de nuevo la vista atrás, hasta la época de nuestros abuelos y esos locos inventos de la época. Esta vez os presentamos al archivador portabebés. Un "invento"

Corrían los locos años 50 y el mundo se empeñaba en mostrar la faceta glamurosa de todo lo que nos rodeaba. De repente todo lo "básico", lo que podríamos llamar, "de andar por casa" ya no servía, no tenía glamour y por lo tanto carecía del más mínimo interés y encima era de mala educación y mal gusto enseñarlo.

Así por ejemplo, uno en casa no podía estar de cualquier forma, uno tenía que estar siempre preparado para recibir al presidente de la nación en cualquier momento. Con su bata de cintura, sus zapatillas y su pipa (uno no era nada glamuroso si no fumaba en pipa). Cumplimentaban nuestro set del glamour una chimenea, un sillón de orejeras y una mesita donde poder dejar el vaso del whisky. Eso era glamour y no lo que tenemos ahora en que a uno le reciben en chandal y con la camiseta de Sevilla 92

En un mundo glamoroso, las maternidades de un hospital no podían ser menos y recordemos que en esa época no había nada con menos glamour que un bebé que lloraba constantemente, bebía leche y se hacía sus cosas encima (con lo mal que olían) y encima todo el día demandando. No, no, no, esa no era una imagen que se pudiera vender.

Así que por aquel entonces las habitaciones de las maternidades en los hospitales tenían un pequeño cuarto adosado donde se quedaba el recién nacido para no molestar y dejar descansar a los adultos, que ya después de haber estado con él dos o tres horas uno debía de terminar muy cansado.

De pequeño estuve en un campamento donde la comida se bajaba por montacargas, de esos del tamaño de un horno. Sonaba un timbre y los monitores se acercaban, abrían la puerta y ahí estaba la comida. Por aquel entonces aquello era magia para mi.

Así que yo me imagino la situación así:

  • Cariño ha sonado el timbre, nuestro bebé debe estar ya aquí.
  • Si cielo, pero antes arréglate un poco ese pelo. Recuerda el glamour. Ella se levanta (como puede, pero sin quejarse que quejarse no es nada glamuroso) y abre el "archivador".
  • Umm, ¿cielo, por que letra era? ¿Cómo le habías llamado?
  • ¿Cómo va a ser mujer? Juan, como su padre y su abuelo.
  • Es verdad. A ver... a..b...d..J. Si aquí está. Ven con mamá.

Bueno, vale. Es posible que así no fuera, pero no me dirán que viendo la foto del invento el tema no da para una o dos licencias narrativas.

nido

La verdad es que el bebé aparecía en su cajoncito a primera hora de la mañana para ser cuidado por su madre, ofreciendo la posibilidad de poder ser devuelto a sus "aposentos" para ser aseado y cambiado por el personal de enfermería del hospital. Para que la madre pudiera descansar por la noche, el bebé era devuelto al cajón y llevado al nido hasta la mañana siguiente.

Desconozco si en los casos de lactancia materna el bebé era devuelto por la noche a su madre o se le daba un biberón, aunque supongo que la naturaleza imprimiría sentido común en las partes implicadas.

Mucho han cambiado los tiempos, y aunque ya no se usan estos "cajones" si que es cierto que en muchos hospitales se sigue fomentando la separación de madre e hijo tras el parto afirmando que es lo mejor para todos. Y ya se sabe que en eso del bien común el que sale perdiendo siempre es el más débil.

abuelos_en_plena_ronda_de_reconocimiento

Otra de las cosas que ya está desapareciendo, es el nido con ese gran ventanal donde los abuelos iban a sacar pecho todos orgullosos de la genética de sus nietos y de lo guapos y buenos que eran comparados con el resto. Sinceramente no se si esto ha sido una ventaja o un inconveniente, pues esta rueda de reconocimiento evitaba el paso de toda la familia por la habitación, ahorrándole al recién nacido el tener que lidiar con los gérmenes de los 25 miembros de la familia, así como diez tipos diferentes de colonias y after save, tres de pintalabios y cinco bases de maquillaje. Así que creo que deberían instaurar de nuevo las ruedas de reconocimiento pero con madre y padre incluidos en el pack. Así si que ganarían todos.

¿Qué os ha parecido el cajón porta bebés?

Vía | Mi reino por un caballo Foto | Herkie, Children's Bureau Centennial

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios