Compartir
Publicidad

Amy Cheney nos cuenta cómo su hija de tan sólo siete años, había elaborado un plan para seguir una dieta restrictiva

Amy Cheney nos cuenta cómo su hija de tan sólo siete años, había elaborado un plan para seguir una dieta restrictiva
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Amy Cheney es una madre australiana (y escritora) que publicó a principios de este mes una entrada en Mama Mia para explicar a sus lectores cómo se había sentido al descubrir que su hija de siete años había empezado a hacer una dieta bastante restrictiva.

Al parecer una compañera de colegio había compartido las recomendaciones que ella misma ponía en práctica mediante un régimen adaptado, que era supervisado por su madre. Probablemente la hija de Amy ya había empezado con su plan, a juzgar por las marcas que aparecen a la derecha de cada pauta. En la pequeña lista que la niña había elaborado únicamente aparecían frutas, yogur, agua... y anotaciones sobre el ejercicio físico. Desde el punto de vista de la biología, dieta es el conjunto de sustancias que se ingieren para alimentar al cuerpo, sin embargo, en la niñez es especialmente importante que esta (la dieta) sea saludable y equilibrada, a fin de asegurar un crecimiento correcto y el aporte de los nutrientes que el organismo necesita..

La pretensión de la pequeña niña podría haber sido mantener o disminuir su peso comiendo frutas y haciendo bastante ejercicio. He leído algún comentario al artículo original señalando que no es necesario preocuparse ya que las frutas son saludables, y el ejercicio físico necesario. Sin embargo, todo apunta hacia una obsesión por la perfección física (y los mayores deberíamos saber que esta nunca se alcanza en realidad, porque responde a intereses ajenos a la persona).

Dieta hija Amy Cheney
Dieta de la hija de Amy Cheney

No es un caso aislado (al menos en mi opinión) porque no hace más de dos meses que una mamá de una alumna de segundo de Primaria me comentó que su hija le devolvía el bocadillo de la merienda diciendo ‘no quiero comer más para no estar gorda’, y no era la única en la clase que mostraba una actitud como esa. Huelga decir que se trata de una pequeña sin ningún problema de sobrepeso,… mi hija tiene solo un año menos, ¡imaginaos cómo se me quedó el cuerpo!

Al leer ‘Help: my daughter is seven. And I found this in her room’ (¡Ayuda!, he encontrado esto en la habitación de mi hija de siete años), Amy se muestra como una madre dolida con los cánones de belleza que circulan en la sociedad, y preocupada porque – a pesar de que ya ha hablado con la niña sobre el asunto – es consciente de que puede volverse a repetir.

Una niña de siete años no debe hacer ninguna dieta restrictiva (a no ser que un médico lo aconseje motivado por algún tipo de problema médico o enfermedad en el paciente). En ningún caso nos debe parecer ‘normal’, y mucho menos natural, que en las relaciones entre iguales a esas edades, aparezcan este tipo de conceptos que tanto ensucian la mente de los niños, y los predisponen a ser vulnerables hacia tendencias insaludables.

Como indica Luis Ruiz en el epílogo de ‘Se me hace bola’, en la actualidad han crecido los problemas debidos a la malnutrición por exceso (obesidad) y por defecto (trastornos de la alimentación). La tarea de educar parece cada vez más compleja, pero resultará más sencilla si los padres tenemos claro nuestro papel de guiar y acompañar a los niños hasta una adultez saludable, de lo contrario, es muy probable que cada vez nos encontremos más niños pre adolescentes que sufran estos trastornos.

Alimentación saludable, reducción de calorías vacías en la dieta (como las bebidas azucaradas), y actividad física, son pilares para contrarrestar el riesgo de contraer enfermedades presentes y futuras debidas a una dieta malsana. Aunque desde el punto de vista emocional, podemos hacer mucho, enseñando a nuestros hijos a querer el propio cuerpo y cuidarlo en todos los sentidos.

Imágenes | Bruce Tuten, Amy Cheney Fuente | Mama Mia En Peques y Más | Pautas para prevenir desde casa los trastornos de la alimentación en niños y adolescentes, ¿Comprarías productos de belleza para hacer que tu hijo fuera más guapo?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos