Compartir
Publicidad
Nueve maneras de llevar un embarazo saludable si tienes sobrepeso
Nutrición Embarazo

Nueve maneras de llevar un embarazo saludable si tienes sobrepeso

Publicidad
Publicidad

El sobrepeso es un problema que puede suponer algunas dificultades en nuestra vida diaria, pero especialmente en un momento tan delicado como es el embarazo. Por eso, es conveniente tener en cuenta estas nueve maneras de llevar un embarazo saludable si tienes sobrepeso.

Porque si estás embarazada y aumentas mucho de peso existen ciertos riesgos para tu salud y la del bebé, riesgos que queremos evitar a toda costa, como hipertensión, preeclampsia, diabetes, problemas circulatorios, partos más complicados, riesgo de malformaciones...

Y no parece que nos importe demasiado estos riesgos, si tenemos en cuenta que alrededor del 40% de las mujeres embarazadas tiene sobrepeso u obesidad (las cifras varían de unos países a otros: en Estados Unidos las cifras rondan el 45%) y que este es un problema a nivel global, ya que cada vez más en los países en desarrollo, sobre todo en ámbitos urbanos, existen mujeres embarazadas con sobrepeso u obesidad.

No es lo mismo sobrepeso que obesidad y el caso de las mujeres obesas requiere un seguimiento médico muy específico, ya que los riesgos aumentan. Basándose en el índice de masa corporal (IMC), la Organización Mundial de la Salud define el sobrepeso cuando este índice es igual o superior a 25, y la obesidad cuando es igual o superior a 30. La visita preconcepcional al ginecólogo (o la primera en el embarazo) puede decirte cuál es tu caso y actuar en consecuencia.

Embarazo y sobrepeso

Embarazo saludable con sobrepeso

Por lo tanto, vamos a tener en cuenta estos nueve consejos para pasar un embarazo saludable si tienes sobrepeso.

  • Realiza la visita preconcepcional al ginecólogo. Esta consulta antes de lograr el embarazo es muy útil sobre todo en el caso de las enfermedades crónicas y las mujeres con sobrepeso. Sabiendo que quieres tener un bebé, puede hacer las mediciones y determinar si padeces sobrepeso u obesidad y darte las pautas para empezar a controlar el peso. Así, este dato aparecerá en tu historial y estará disponible una vez te quedes embarazada. Además, el médico podrá actuar ante una posible carencia de vitamina D asociada al sobrepeso y obesidad y carencia de folatos, prescribiendo un suplemento.

  • No pierdas peso en el embarazo. Las embarazadas con obesidad no deberían adelgazar durante el embarazo, ni tampoco las que tienen sobrepeso. El Instituto de Medicina de Estados Unidos recomienda a las mujeres obesas que solo engorden entre 5 y 9 kilogramos, mientras que las mujeres que padecen un sobrepeso leve deberían aumentar entre 6,8 y 11 kilos.

  • No ganes peso en el primer trimestre. Durante los primeros meses de gestación, no es necesario aumentar de peso, el bebé aún es muy pequeño y toma todo lo necesario del cuerpo de la madre bien alimentada, sin necesidad de aumentar el aporte energético. Los cambios "visibles" en el cuerpo de la madre son mínimos en este momento inicial del embarazo. La gestante realiza una acumulación de reservas energéticas a lo largo de toda la gestación, pero su utilización será mínima en el primer trimestre. No obstante, en el segundo y tercer trimestre sí aumentará el aporte de calorías ya que el cuerpo nos lo pide (para el desarrollo fetal y placentario, incremento de útero y mamas...) y no conviene pasar hambre.

  • No comas por dos. Lo de que la embarazada tiene que comer por dos no es cierto. Debemos llevar una dieta sana y equilibrada, teniendo en cuenta que en la embarazadas se producen cambios metabólicos que le permiten extraer más calorías de los alimentos y conservar esa energía adicional sin tener que ingerir mucho más.

  • Escoge alimentos saludables. Ya que tenemos que comer más, no lo hagamos aumentando el consumo de alimentos poco saludables, como los que contienen muchas grasas, azúcares, picante... Esto, además de evitarnos un aumento excesivo de peso y problemas de salud podrá prevenir diversas molestias digestivas. Las calorías adicionales deben provenir de alimentos sanos, comiendo muchas verduras y frutas, proteínas magras, grasas saludables y granos enteros. Estos alimentos no deben faltar en el embarazo por sus propiedades nutricionales, y también pueden ayudar a controlar el apetito, a mantener los antojos y tentempiés poco saludables bajo control.

  • Bebe más agua. No hay que comer por dos, pero no pasa nada si bebes agua por dos. Mantener una correcta hidratación en el embarazo es primordial para una buena salud y para evitar un exceso de peso. De entre las bebidas, la mejor es el agua, leche, zumos naturales... y las frutas y verduras de las que hemos hablado anteriormente también contribuirán a que no aumentes de peso en exceso.

  • Los caprichos, ocasionalmente. No somos de piedra y no se trata de llevar a rajatabla un "ascetismo nutricional" durante los nueve meses. Puede que un día tomemos un postre especial, un batido con nata, una golosina, una hamburguesa "completa"... Pero así tiene que ser, un día entre muchos. No se trata solo de una recomendación para no aumentar de peso más de lo deseable sino también para evitar otros problemas de salud derivados de un exceso de sal, azúcar, grasas saturadas...

  • Haz ejercicio regularmente. Recordemos que el peso corporal y la ganancia de peso es el resultado del balance entre el aporte y el gasto energético y que la forma de vida actual, tendente al sedentarismo y basada en una mala alimentación, es el mayor determinante de la obesidad y el sobrepeso. Ya hemos hablado de la alimentación, pero es que la actividad física es igualmente importante a la hora de mantener un peso adecuado. Lo ideal es que hagas ejercicio incluso antes de quedar embarazada y que si ya lo estás, empieces poco a poco, aumentando de tiempo e intensidad mientras te encuentres bien y capaz de hacerlo, si no existe ninguna contraindicación. Si no hacías ejercicio anteriormente, caminar a buen ritmo o la natación son actividades que puedes hacer sin riesgo.

  • Planifica el postparto. Se acabó el tiempo para cocinar y planificar los menús con calma o salir a hacer ejercicio en cualquier momento. Pero el esfuerzo hecho durante el embarazo no debe borrarse de un plumazo y mejor si continúas con una alimentación saludable y practicando ejercicio cuando te hayas recuperado. Deja alimentos preparados en el congelador, pide a tus familiares que te ayuden en este sentido, a las visitas de confianza... y mantén una dieta sana a largo plazo. Intenta sacar tiempo para hacer ejercicio, tal vez el gimnasio, o incluso junto al bebé es posible. Todo un reto, pero tu salud y la de toda la familia lo agradecerán.

Recuerda que, si intentamos controlar nuestro peso, incluso antes de lograr el embarazo, llevando una rutina de ejercicios y una dieta saludable, no nos veremos embarazadas y con problemas de sobrepeso. Mejor prevenir.

Durante el embarazo, una alimentación sana y el ejercicio regular son las mejores formas de garantizar un embarazo y un bebé saludables. Consulta a tu médico si estás embarazada y tienes exceso de peso para que examine tu situación particular y te permita seguir estos nueve consejos para estar más saludable.

Fotos | iStock
En Bebés y más | Recomendaciones para hacer ejercicio en el embarazo, ¿Qué pasa si aumento mucho de peso en el embarazo?, Diez consejos para una alimentación sana en el embarazo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio