Compartir
Publicidad
Publicidad

Los niños en las movilizaciones por la democracia

Los niños en las movilizaciones por la democracia
Guardar
10 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Creo que no descubro nada a nadie al decir que España está viviendo un momento histórico con las movilizaciones por la democracia que se iniciaron el 15 de Mayo en diferentes puntos del país.

El objetivo de estas movilizaciones es dar un golpe en la mesa y decir que “ya estamos cansados” y, sobretodo, que queremos un presente y un futuro mejor para nuestros hijos.

Es por esta razón que ayer por la tarde nos acercamos mi mujer, mis dos hijos y yo a la acampada de nuestra ciudad, Terrassa, a ver qué pasaba, ver el ambiente y apoyar con nuestra breve presencia este sueño, o mejor dicho, este despertar.

Vi bastantes niños y además vi que se creaban zonas infantiles para que ellos, que aún entienden poco lo que está sucediendo, pudieran hacer lo que más les gusta: jugar.

Estuvimos con ellos escuchando lo que la gente tenía o quería decir, aplaudimos (y ellos, los niños, aplaudieron, aún sin saber muy bien qué) cada intervención y cuando estuvieron cansados, después de más de una hora de escuchar palabras biensonantes en pro de una democracia diferente y de un futuro mejor, nos volvimos para casa.

Entonces hablamos con Jon, nuestro hijo de 5 años, básicamente para explicarle un poco más qué había sucedido hoy: “es que los políticos, que son en cierto modo los jefes de nuestro país, lo están haciendo bastante mal. Toda esa gente y nosotros, nos hemos juntado para decirles que lo tienen que hacer mejor”.

No sé qué estuvo reflexionando durante el camino y no sé qué pasaba por su cabeza ni qué había entendido, pero unos minutos después dijo: “ya sé. Hay que decirles a los políticos eh, tenéis que hacerlo bien”. Sonreí le dije que tenía toda la razón y que esa era precisamente la idea.

Acampada en la Puerta del Sol de Madrid
Acampada en la Puerta del Sol de Madrid

Quise que estuvieran ahí y quise estar ahí, porque pase lo que pase, se solucione algo o no, la gente ha querido decir algo, ha querido mostrar su malestar y esto se recordará siempre, seguro. Entonces, el día de mañana, cuando alguien hable de aquellos días de Mayo en que miles de personas tomaron pacíficamente las plazas españolas para decir que el mundo debía cambiar y que, aunque pareciera mentira, el futuro de nuestra sociedad les importaba y mucho, ellos, mis hijos, dos niños de dos y cinco años, estuvieron allí. Un ratito, un instante comparado con el tiempo que allí pasaron los que más apoyaron la causa, pero estuvieron porque a sus padres les pareció importante demostrar a todos los allí presentes, a ellos, nuestros hijos y a nosotros mismos que el futuro de nuestros hijos, que ya es el nuestro, les importaba mucho.

Los niños deben poder vivir esto, porque este es su futuro. Ayer mismo leí una anécdota en una de las concentraciones. Unos niños miraban hacia la plaza en una ciudad española desde un lugar bien visible y la multitud acabó girándose hacia ellos para expresar al unísono: “ellos son nuestro futuro”.

Hoy podía ver en una foto en Facebook a una niña llevando una pancarta en la mano que rezaba “Gracias por luchar por nuestro futuro”. Estaba escrita por sus padres, seguro, pero es algo que cualquier niño agradecerá algún día, como nosotros agradecemos todo lo que nuestros padres y abuelos hicieron para lograr una sociedad mejor.

Fotos | David Reece, Gaelx en Flickr

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos