Compartir
Publicidad
Publicidad

Un niño de dos años dentro de una máquina de caramelos

Guardar
2 Comentarios
Publicidad

Las noticias insólitas a veces asustan, pero cuando terminan bien como esta nos ofrecen una oportunidad para reflexionar seriamente sobre las situaciones en las que un niño pequeñito puede meterse en un momento de descuido y aprender a no bajar la guardia nunca con ellos. En este caso, os cuento la aventura de un niño de dos años que se metió dentro de una máquina de caramelos y se pasó dento casi una hora.

Su madre estaba cenando en un restaurante, en una ciudad de Australia, cuando perdió de vista al travieso pequeño. Lo descubrieron metido dentro de una máquina de caramelos y allí estaba, jugando y saludando a la gente, tan contento.

Se supone que se colaría por el agujero por donde se reponen los dulces pero para sacarlo fue necesario tomar medidas y llamar a un cerrajero.

La verdad, lo que no me explico es que nadie, ni su madre ni ninguno de los comensales del restaurante, se diera cuenta de como el niño escalaba la máquina y se metía dentro. No debemos perder a los niños de vista. Este niño de dos años se metíó dentro de una máquina de caramelos, pero podía haber pasado algo peor por un despiste.

Via | Zigonet

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos