Compartir
Publicidad

Simula un embarazo durante 9 meses y secuestra a un bebé

Simula un embarazo durante 9 meses y secuestra a un bebé
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

En Colombia, una mujer de 33 años, fue juzgada ayer martes por delito de secuestro.

María Noelia, como se llama la secuestradora, se inventó un embarazo y dio la maravillosa noticia a su pareja, a sus familiares y a sus amigos. Sólo tres personas, que también han sido capturadas, conocían los planes de la "no futura mamá".

Durante nueve meses emuló una creciente barriga, simuló hacerse controles y mostraba a sus allegados ecografías de otros bebés. Cuando ya estaba cumplida fue al Hospital Departamental "Tomás Uribe Uribe", y cogió un bebé de 6 días de la Unidad de Neonatos y se lo llevó.

Nadie en el Hospital se percató del secuestro del bebé, que estaba además siendo medicado para tratar unos problemas bronquiales. Los padres no entienden como pudo burlar a las enfermeras y a todo un hospital entero con un bebé que no era propio. Yo he trabajado en un Hospital, y evidentemente, las enfermeras no somos (dejo enfermeras en femenino, por ser mayoría) personal de seguridad. Desconozco la presión asistencial que puedan tener en Colombia, pero conozco la de aquí, y os aseguro que si hubieran secuestrado a un abuelillo estando yo trabajando, probablemente no me habría enterado.

Por supuesto, no es lo mismo estar a cargo de abuelitos que a cargo de bebés recién nacidos, pero cuando una enfermera se ocupa de uno, no puede estar por el otro, y en algunos momentos del día, por cambios de turno, o porque alguna está desayunando, las unidades quedan con menos personal a la vista. Y ¡ojo! no lo digo en defensa del hecho, que me parece imperdonable, pero puedo entenderlo, mal me pese.

Un bebé de 6 días no se queja demasiado de los brazos que le abrazan, y aunque se quejara, todo el mundo sabe que los bebés lloran. Así que una vez fuera de la Unidad de Neonatología, que son las que conocían el bebé, el camino estaba libre.

Lo que me cuesta entender es como pudo engañar a su propio marido. ¿Nunca le quiso tocar la barriga? ¿Ésta se negaba a que se la tocara? ¿Cariño, no me acompañes a ver a tu hijo en las ecografías, que prefiero ir sola?

La verdad, suena a telenovela o a película de ciencia ficción, y demuestra que a menudo, la realidad supera la ficción.

Vía l El Tiempo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos