Pocoyó ha crecido y ahora es Muchoyó, un adolescente que da voz a los derechos de la infancia

Pocoyó ha crecido y ahora es Muchoyó, un adolescente que da voz a los derechos de la infancia
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Pocoyó es uno de los personajes de animación más famosos de nuestro país, que acompañó a millones de niños en los últimos 20 años. Pero el célebre dibujo animado que no hablaba ha crecido y se convierte en Muchoyó, un adolescente reivindicativo que da voz a los derechos de la infancia.

Muchoyó es la cara del proyecto The Children's Revolution, una alianza que une a seis grandes ONGs que luchan por los derechos de la infancia a nivel global: Aldeas Infantiles SOS, Educo, Plan International, Save the Children, UNICEF España y World Vision.

El proyecto pretende hacer visibles los problemas que afectan a millones de niños, niñas y adolescentes de todo el mundo, exigir el cumplimiento de sus derechos, y movilizar fondos para proyectos de protección y participación de la infancia.

"La infancia tiene voz y tiene revolución"

Muchoyó es un adolescente que conoce "el valor de su propia voz" y se expresa a ritmo de hip hop para reivindicar la revolución de la infancia con un lenguaje y una estética rompedora, en blanco y negro, que utiliza la animación, la moda, el arte urbano y la música.

En la canción manifiesto, compuesta por la joven rapera alicantina de 18 años NG (Núria García), en colaboración con SFDK, se hacen referencias a algunas de las problemáticas que sufren niños y adolescentes de todo el mundo: la discriminación, el trabajo infantil, la violencia sexual o los conflictos bélicos. Y al final de la canción, Muchoyó lanza al mundo su mensaje:

“Queremos oír risas en vez de gritos. Sentir afectos y no miedo. Queremos jugar y que nadie nos obligue a luchar. Matar el hambre, y que el hambre no nos mate. Querernos curarnos cuando enfermamos. Queremos dejar de huir sin saber de qué. Queremos aprender a leer y no solo a sobrevivir. Queremos que nos escuchéis”

El objetivo es el de concienciar a la sociedad sobre la importancia de que se cumplan los derechos de la infancia, pero también, de amplificar la voz de los propios niños, niñas y adolescentes, para que sean ellos y ellas quienes exijan, en primera persona, el cumplimiento de sus derechos, invitándoles a unirse a su propia revolución.

El movimiento tiene su propia bandera, una colección de camisetas protesta para niños y adultos con el slogan “Yo soy mucho", disponibles bajo pedido. Todos los fondos generados a través de la venta de camisetas y de la escucha de la canción se destinan a financiar proyectos de atención a la infancia de las seis organizaciones que participan.

Temas
Inicio