Compartir
Publicidad
Publicidad

Nunca se deja de ser madre: una mujer de 98 años se muda con su hijo de 80 para cuidarle

Nunca se deja de ser madre: una mujer de 98 años se muda con su hijo de 80 para cuidarle
Guardar
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Las madres nunca dejamos de ser madres, por mucho que nuestros hijos crezcan. Cuidamos de ellos en cada etapa de sus vidas, en cada fase y en cada nueva aventura que emprenden. Siempre estamos pendientes, siempre velando por su seguridad y su felicidad.

Por eso, la historia de Ada y Tom nos ha cautivado tanto. Con 98 y 80 años respectivamente, estos ancianos británicos han robado el corazón de todos con una preciosa y tierna historia de amor entre una madre y un hijo. Una historia real que no entiende de años ni de paso del tiempo.

Ada tiene 98 años y su entrega incondicional hacia su hijo Tom, está protagonizando una de las historias más conmovedoras y bellas que recordamos. Esta mujer británica tuvo cuatro hijos, uno de ellos es Tom que nunca se casó ni tuvo familia.

ancianos

Tom vivió junto a su madre hasta que, debido a su estado físico, tuvo que ingresar en una residencia de ancianos para recibir cuidados y atención especializada. Así que Ada, que en su juventud fue enfermera en un antiguo hospital británico, decidió seguir el mismo camino que su hijo y se mudó con él a la misma residencia.

El director de la residencia de ancianos, Philip Daniels, dijo en declaraciones a Daily Mail:

"Es muy conmovedor ver la estrecha relación que comparten Tom y Ada, y estamos muy contentos de haber podido satisfacer sus necesidades. Es muy raro ver a madres e hijos juntos en la misma residencia, por lo que queremos que el tiempo que les quede juntos sea lo más especial posible. Son inseparables"

Ada sigue ocupándose de Tom como lo ha hecho siempre. Se despide de él por las noches, va a buscarle cada mañana a su habitación para darle los buenos días y le avisa cuando se marcha a la peluquería para que él vaya a buscarla a la salida.

Tom, por su parte, está feliz de seguir compartiendo tiempo junto a su madre. Juegan, ven la televisión juntos y sigue disfrutando de sus atenciones y cuidados, como siempre lo ha hecho.

Esta bella historia se ha vuelto viral, y muchos medios de comunicación se han hecho eco de ella. Porque para una madre no importa el paso del tiempo, y siempre estará al lado de sus hijos, en cuerpo o en alma.

Fotos | Liverpool Echo
Vía Mirror
En Bebés y Más | El inicio y el final de la vida: el conmovedor encuentro entre un abuelo de 112 años y una bebé recién nacida, La preciosa historia de un centro que es residencia de ancianos y escuela infantil a la vez

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos