Publicidad

¡Mucha precaución con los niños en las escaleras mecánicas! La Policía y Metro advierten de los riesgos que conlleva su mal uso

¡Mucha precaución con los niños en las escaleras mecánicas! La Policía y Metro advierten de los riesgos que conlleva su mal uso
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Las escaleras mecánicas suelen llamar poderosamente la atención de los niños, quienes encuentran muy divertido intentar subirlas en sentido contrario, apoyarse o sentarse en los pasamanos, o jugar con el cepillo lateral que incorporan los escalones, como hizo una pequeña hace dos días en el metro de Madrid.

Pero este acto podía haberle acarreado importantes consecuencias, a juzgar por las imágenes de su zapatilla destrozada, publicada por Metro. La impactante fotografía nos recuerda la importancia de vigilar estrechamente a nuestros hijos cuando estemos utilizando este sistema, pues un descuido o un mal uso puede conllevar graves consecuencias.

Según podemos leer en el Tweet publicado hace dos días por Metro de Madrid, la niña iba jugando con el cepillo de los escalones cuando su zapatilla quedó atrapada en el mecanismo. Desconocemos si tan solo se trató de un susto o hubo que lamentar daños, pero la advertencia de Metro es tajante.

Y es que además de prevenir que se cuelen objetos en el interior del mecanismo de las escaleras, los cepillos que se colocan en los laterales tienen la función de evitar que ciertas prendas de ropa largas o cordones de zapatillas queden enganchados en las aristas de los escalones. Pero si el cepillo se presiona con el pie, la función se anula, pudiendo atrapar el calzado y provocar graves consecuencias.

Hace unos meses, la Policía de Boadilla también publicó un vídeo en sus redes sociales alertando del riesgo de que los niños utilicen las escaleras mecánicas muy pegados al borde. Las imágenes son espeluznantes, y nos lleva a pensar en el terrible daño que podría suponer un accidente de estas características.

Pero, por desgracia, los incidentes ocurridos en escaleras mecánicas son una realidad en todo el mundo, y en ocasiones sus consecuencias son fatales. Este verano, un adolescente perdió la vida en un centro comercial de la India mientras realizaba equilibrios sobre el pasamanos de la escalera. Y hace dos años, un niño quedó atrapado en unas escaleras mecánicas en Estambul cuando intentaba subirlas en sentido contrario, sufriendo diferentes lesiones, algunas de gravedad.

Con niños, ¡toda vigilancia es poca!

Los padres debemos estar muy pendientes de nuestros hijos cuando utilicemos este sistema, dándoles ejemplo con nuestra actitud (pues en muchas ocasiones, el mal uso proviene de adultos y no de niños) y enseñándoles qué comportamientos o acciones podrían causar accidentes.

En este sentido, los expertos aconsejan agarrarse siempre a la barandilla y llevar a los niños de la mano, no correr ni sentarse en los escalones ni en los pasamanos, respetar el sentido de las escaleras y prestar atención al calzado, pues zapatos con suela de goma blanda o cordones desatados podrían suponer un peligro.

Igualmente, se aconseja no subir con cochecitos de bebé, no utilizar las escaleras en caso de avería y situarse a la derecha para dejar pasar al resto de los viandantes, pero nunca pegados al borde del escalón.

Toda precaución es poca cuando vamos con niños, pues ya sabemos que son inquietos y curiosos por naturaleza, y en cualquier descuido podrían soltarse de nuestra mano o perderles de vista un segundo con fatales consecuencias. Por eso es tan importante que los padres les inculquemos constantemente este tipo de comportamientos, para que crezcan sabiendo hacer un buen uso de lo que nos rodea, no solo por una cuestión cívica sino por su seguridad y la de todos.

Vía / ABC

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir