Compartir
Publicidad

La peor pesadilla para unos padres: todos se vuelcan en la búsqueda de Gabriel, el niño de ocho años desaparecido

La peor pesadilla para unos padres: todos se vuelcan en la búsqueda de Gabriel, el niño de ocho años desaparecido
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Tenemos todos el corazón en un puño con el caso de Gabriel Cruz Ramírez, el niño de ocho años desaparecido el martes en Níjar. El pequeño desapareció en la pedanía nijareña de Las Hortichuelas Bajas, concretamente en la zona del Cortijo La Molina, cuando abandonó la casa de su abuela paterna para ir a visitar a sus primos, un trayecto de apenas 100 metros que hacía a menudo.

Han pasado dos días desde su desaparición y tanto las fuerzas de seguridad como ciudadanos anónimos están volcados en la búsqueda del niño colaborando en lo que se pueda. Desde la difusión de su foto en las redes sociales hasta los cientos de voluntarios que rastrean a pie la zona cercana a donde se lo vió por última vez. La solidaridad ciudadana es impresionante cuando un suceso conmueve tanto.

Iba vestido con un pantalón negro Adidas con rayas blancas y una chaqueta roja con capucha, y nadie se explica cómo es posible que en un trayecto tan corto, que "lo hace corriendo y en 30 segundos" según ha dicho la madre, se le haya perdido el rastro.

Se le perdió el rastro cerca de las tres de la tarde, pero los padres recién se dieron cuenta de su ausencia a las seis, cuando vieron que nunca había llegado a la casa de sus primos a la que iba a jugar. El mismo martes, tras hacer la denuncia de la desaparición en la Guardia Civil, la familia comenzó a buscar al pequeño, y ellos se le unieron más de un centenar de allegados a la familia, vecinos y voluntarios.

Más de 400 personas, entre agentes de la Guardia Civil, Policía Local y Protección Civil de Níjar, así como vecinos y voluntarios, buscaron ayer sin descanso a Gabriel de sol a sol. Hoy se reanudaron las batidas durante todo el día mientras la luz lo permitió.

En el dispositivo de búsqueda participó un helicóptero que ha batido la zona por el aire, buzos del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS), ya que hay numerosas balsas por la zona, y unidades caninas de la Guardia Civil, además de agentes de la Policía Local y Protección Civil.

Son innumerables las muestras de solidaridad en las redes sociales, así como los mensaje de apoyo a los padres que están viviendo una auténtica pesadilla.

La mejor manera de ayudar es dando difusión, así que ponemos nuestro grano de arena difundiendo su foto y deseando que aparezca sano y salvo cuanto antes.

En Bebés y más | La pesadilla de todo padre: ¡que no se pierda mi hijo!

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio