Compartir
Publicidad

La fístula obstétrica sigue causando lesiones graves y muertes

La fístula obstétrica sigue causando lesiones graves y muertes
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

A finales del siglo XIX se construyó en Nueva York el primer hospital para tratar la fístula obstétrica, desde entonces, esta temida y grave herida ha sido solventada en los países desarrollados, pero es un mal que todavía causa temor en los países pobres.

La fístula obstétrica se produce cuando un parto prolongado u obstruido por la razón que sea, no se trata adecuadamente. Debido al esfuerzo que la mamá debe realizar durante el parto y la presión de la cabeza del bebé contra el tejido de la pelvis durante varias horas e incluso días, deja de haber flujo sanguíneo en estos tejidos, que mueren y producen un orificio entre la vagina y la vejiga o el recto. El primer trauma es que el bebé normalmente fallece, sólo sobrevive uno de cada diez. Pero además, esta herida provoca una pérdida constante de orina o de heces, y como consecuencia, la mujer siempre huele, sufriendo el desprecio de su pareja y de sus familiares. El Fondo de Población de las Naciones Unidas alertó ayer que cada año mueren miles de mujeres en los países pobres por esta lesión que se podría prevenir con un seguimiento del embarazo realizado por personal experto y los medios adecuados para intervenir por cesárea si fuera necesario, además de un debido tratamiento postparto.

Ayer se presentó en Reino Unido una campaña publicitaria que debe extenderse al resto de países, sólo es necesario que los gobiernos se interesen. Solicitan donaciones para poder realizar operaciones de fístula obstétrica en los países pobres, el precio es de unos 255 € donde también se incluye la rehabilitación. Si quieres aportar algo, puedes solicitar información en www.endfistula.org.

Vía | Terra Más información | Tearfund

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos