Diez pasos para una lactancia cómoda, adaptada a tu día a día y hasta manos libres

Diez pasos para una lactancia cómoda, adaptada a tu día a día y hasta manos libres
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

A pesar de ser la forma más natural de alimentar a tu bebé, la lactancia materna puede suponer todo un reto, especialmente si te estrenas como madre. Las primeras semanas, la recuperación del parto, las dificultades relacionadas con la postura y la succión (más frecuentes de lo que se tiende a creer) y la falta de sueño pueden dar al traste con la imagen idealizada de lactancia que muchas mujeres tienen.

Por eso, si tienes claro que quieres alimentar a tu bebé con lactancia natural,  lo mejor es que te rodees de toda la ayuda necesaria para que el camino sea más fácil y puedas disfrutar al máximo de esta primera etapa con tu hijo. Por ejemplo, con Elvie Pump, el primer sacaleches eléctrico silencioso y manos libres. Una ayuda con la que nuestras madres jamás habrían soñado y que ahora está a nuestra disposición. Pero antes, debes estar preparada para los primeros días... ¿Te gustaría saber cómo?

Diez pasos para una lactancia más cómoda

Si quieres estar mentalizada para lidiar con el reto que supondrá la lactancia materna con el paso de los meses, te recomendamos que tomes nota de estos consejos prácticos.

1. Busca una red de apoyo

Conviene que des tus primeros pasos en la lactancia de la mano de otras madres y expertas que puedan ayudarte en caso de que surja alguna dificultad. Para ello te recomendamos que busques el grupo de lactancia más cercano y te unas a sus sesiones en las últimas semanas de embarazo.

Detectar una anquiloglosia (frenillo lingual corto) o una postura incorrecta te ahorrará molestias e incomodidades a la hora de dar el pecho a tu bebé.

2. Ofrece el pecho a demanda

La lactancia con horarios puede resultar estresante si compruebas que tu bebé no aguanta entre tomas lo esperado. Recuerda que en las primeras etapas de la vida, el pecho no es solo alimento y muchas veces el bebé lo requerirá por consuelo, necesidad de cariño o contacto. Además, es clave ajustar las tomas a la demanda del pequeño para garantizar su correcto aumento de peso, vital en los primeros meses.

3. Utiliza copas recolectoras

En cualquier caso, pero especialmente si ofreces el pecho a demanda, las copas recolectoras serán imprescindibles para evitar incómodos escapes. Por un lado, conseguirán que no desperdicies ni una gota le leche, ya que la almacenan hasta que la puedas verter en un recipiente adecuado.

Por otro, evitará las manchas en la ropa mientras mantiene tus pezones aireados y a salvo del roce de la ropa, previniendo así las irritaciones. En este sentido, las copas recolectoras Elvie Catch resultan especialmente cómodas por su diseño de silicona suave, que te permite recoger hasta 30 ml de leche (unas tres horas).

4. Practica el colecho

Para amamantar por la noche, lo más cómodo es tener siempre cerca a tu bebé y la mejor forma es que duerma a tu lado. Hasta los tres meses, puede que te resulte más seguro colocarlo en una cuna de colecho, al alcance de tu mano. A partir de ahí, puedes compartir cama con las medidas de seguridad pertinentes: nada de mantas o edredones (puedes recurrir a un saquito para abrigarlo), ni peluches, cojines o almohadas. Y, por supuesto, nada de tabaco alcohol o fármacos.

Sacaleches Electrico

5. Portea mientras amamantas

Las primeras semanas e incluso meses pueden resultar extenuantes cuando se da el pecho. Por eso, muchas madres sienten que no tienen tiempo para nada que no sea amamantar a su pequeño. Una buena solución para ganar algo de autonomía es portear al bebé y aprovechar para amamantarlo mientras. Esto te permitirá caminar y tener los brazos libres para hacer lo que necesites mientras el pequeño se encuentra en el mejor lugar posible.

6. Acepta la ayuda

Tanto tu pareja, como tus familiares e incluso amigos pueden hacer mucho por vuestra lactancia materna. Las primeras semanas, todo tu tiempo será para el bebé y, aunque las tomas se irán espaciando con el paso de los meses, lo normal es que no tengas tiempo para dedicarte a otras tareas como quizá hacías antes. Por eso te recomendamos que aceptes toda la ayuda posible en cualquier tarea ajena al cuidado del bebé. Lavadoras, comidas, limpieza, compra, orden... Que te ayuden es vital para que puedas llevar una lactancia cómoda y sin agobios.

7. Lleva ropa cómoda

Es esencial, sobre todo para amamantar al bebé fuera de casa, que prepares una especie de armario cápsula con prendas adecuadas para la lactancia. No tiene por qué ser exclusivamente prendas de lactancia diseñadas para este fin, ya que hay ropa corriente con detalles que te facilitarán la tarea como botones, cremalleras, tejidos elásticos, escotes cruzados, etc. Para ti resultará muy liberador sentir que puedes amamantarlo en cualquier momento y en cualquier parte.

8. Prepara un banco de leche

Uno de los puntos de inflexión para muchas madres es el que marca la reincorporación al trabajo. Especialmente si debe producirse a los cuatro meses, cuando la lactancia materna puede verse afectada. Aunque nunca es fácil, si quieres mantener la lactancia te recomendamos ir creando un banco de leche materna con antelación para sustituir las tomas en las que no puedas estar presente.

Para ello es esencial que cuentes con un buen sacaleches que te resulte cómodo para motivarte en este esfuerzo extra que supone almacenar leche materna. En este sentido, te conviene un modelo que marque la diferencia como el sacaleches Elvie Pump.

Elvie es una marca inglesa que tiene como meta dar a las mujeres el control de su lactancia a través de tecnología inteligente, por eso ha desarrollado el primer sacaleches eléctrico silencioso y manos libres.

9. Usa el sacaleches en el trabajo

Para mantener la lactancia una vez te hayas reincorporado al trabajo, deberás realizar extracciones de leche cada día durante la jornada laboral. Es esencial para mantener la producción de leche, aliviar la hinchazón de los pechos y continuar alimentando a tu bebé con lactancia materna exclusiva hasta los seis meses (como recomiendan las autoridades sanitarias).

Para ello, será de gran ayuda contar con un modelo de sacaleches como Elvie Pump, porque te permitirá extraer leche sin que nadie lo note. Sin ruidos, cables, ni tubos, ya que solo tienes que colocarlo en el sujetador de forma que quede firmemente presionado contra el pecho. ¿Te imaginas extraer leche mientras asistes o diriges una reunión de trabajo? Solo con este innovador dispositivo será posible.

10. Alivia tu pechos cuando se llenen

Como complemento perfecto al modelo eléctrico, la versión manual, Elvie Curve, te permitirá extraer leche con solo presionar el depósito con la mano siempre que sientas el pecho lleno. Funciona con la misma discreción porque se introduce en el sujetador y también lo podrás aprovechar mientras amamantas con el otro pecho o extraes leche con el sacaleches eléctrico.

¡Sorteamos un lote Elvie!

Si te interesa rodearte de la ayuda de los dispositivos de lactancia Elvie, hasta el 11 de julio puedes beneficiarte de hasta un 25% de descuento si lo compras en la web de El Corte Inglés.

Además, también tienes la oportunidad de llevártelos a casa totalmente gratis. ¿Cómo? Participando en el sorteo que encontrarás en la cuenta de Instagram de Bebés y Más. Puedes ganar un lote compuesto por el sacaleches eléctrico Elvie Pump, el sacaleches manual Elvie Curve y las copas recolectoras Elvie Catch. Solo tienes que seguir unos sencillos pasos y pueden ser tuyos. ¡Tienes hasta el 11 de julio!

¿Te imaginas lo que te facilitarían la vida con la lactancia si los tuvieses en casa?

Inicio