Compartir
Publicidad
Publicidad

'Soy papá, cómo criar a tus hijos con sentido común': por fin, el primer libro de nuestro Armando

'Soy papá, cómo criar a tus hijos con sentido común': por fin, el primer libro de nuestro Armando
Guardar
7 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Muchos de los que conocemos a Armando desde hace unos cuantos años, le hemos dicho que tenía que escribir un libro alguna vez. Con esa sensibilidad que tiene y por su forma de comunicar tan cercana, tenía que compartir con el mundo sus experiencias como padre y su particular visión de la crianza. Pues nos ha hecho caso: es todo un placer anunciar que por fin, acaba de salir su primer libro 'Soy papá, cómo criar a tus hijos con sentido común'.

Es un libro cocinado a fuego lento con mucho cariño, repleto de sentido, de sentimiento, y con mucho de lo que ha contado aquí en Bebés y más. Pero además es un libro con sorpresa, porque como uno solo no le alcanzaba para todo lo que tenía guardado, pronto vendrán dos libros más.

Armando

Para quienes no lo conocéis, Armando Bastida es editor de Bebés y más desde hace casi diez años, pero también es enfermero de pediatría y, primero y principal, padre de tres niños (de 11, 8 y 4 años) que le cambiaron la vida y su concepción de la crianza.

Es un poco raro entrevistar a un compañero que está cada día con nosotros, pero queríamos que nos contase algo más sobre su proyecto. Cuando le preguntamos por qué se decidió a escribir un libro, Armando nos cuenta:

De esto hace ya unos años (hablo de 2011). Llevaba tres años escribiendo en Bebés y más cuando una seguidora, que pronto se convirtió en amiga, me dijo que tenía que escribir un libro, que muchas de las cosas que decía en el blog tenían que acabar de algún modo plasmadas en papel.

Por entonces le dije que no, que era pronto, que aún no sentía que pudiera dirigirme a otros padres y que necesitaba que mis hijos crecieran más, que fueran más mayores, para yo verme con más problemas, más experiencias, más soluciones. Pensé que "cuando tienes todas las respuestas, aparecen nuevas preguntas".

Así llegó un momento, dos o tres años después, en el que empecé a recabar artículos. Tras un montón de palabras escritas aquí y en otros sitios, vi que muchas de las cosas escritas podrían por fin ser un libro (de hecho, serán tres). ¿Por qué? Sobre todo las ganas de guardar en papel un montón de horas dedicadas a enviar un mensaje de respeto y cariño hacia los niños, pero también hacer posible que otras madres y padres puedan contar con ello en papel, más palpable, más cerca, más a mano.

¿Qué encontraremos en tu primer libro?

La primera parte de un proyecto más grande, que pasó de ser un libro, a luego dos y finalmente tres. Cinco capítulos en los que hablo del principio, un poco del embarazo, un poco de la llegada del bebé, y luego navego por el mundo de las emociones al ser padres (y madres), de las relaciones con otras personas, de cómo la maternidad y la paternidad nos transforma y cómo lo vive el resto de la sociedad, y de los niños. Sobre todo de ellos, para intentar explicar cómo los veo yo, cómo creo que son, para que los padres tengan una opinión más, una visión más con la que tomar decisiones a la hora de criar.

¿Cómo ves la paternidad hoy?

En un momento muy extraño. Ilusionante cuando veo a padres con ganas de formar parte de la educación y la crianza de los hijos, desde el respeto y el cariño, abrazando y besando a sus hijos, contando con ellos y haciéndoles partícipes de muchas decisiones, siempre con la responsabilidad de transmitir normas y valores (esto no debe perderse nunca).

Pero con cierta tristeza cuando veo que se siguen repitiendo muchos patrones de los padres de antaño: con padres poco implicados, que piensan que a los niños hay que educarles a través de la falta, de la soledad, de la exigencia continua, porque creen que a más pruebas les sometan, mejor para ellos, cuando muchos pueden llegar a sentir precisamente lo contrario, que les exigen algo inalcanzable, y nunca serán suficiente... y no debemos olvidar que la sociedad actual es la formada por los hijos del autoritarismo.

¿Hay personas maravillosas? Por supuesto, pero el inmovilismo ante las injusticias constantes no hace sino demostrarnos que nos enseñaron demasiado bien a ser obedientes y a no levantar la voz ante las injusticias. Esto debe cambiar, y cada generación tiene la oportunidad de hacerlo. De los padres y de los educadores depende.

¿En qué ha cambiado la crianza de los hijos en los últimos años?

En un punto de pérdida y de búsqueda de nuevos referentes. Muchos copian patrones, simplemente: lo que me hicieron (aunque de pequeño me pareciera fatal), lo repito; muchos han decidido no hacerlo, romper, y hacerlo muy diferente: algunos se han ido hacia la permisividad, no siendo adecuado en el momento social actual; y otros se han ido hacia un tipo de crianza en el que los padres actúan como ejemplo y como guía, dejando libertad para que el niño pueda escoger, pensar, crear y aprender según sus motivaciones, pero poniendo normas para que puedan formar parte de nuestra sociedad siendo respetuosos con el resto de integrantes.

Está claro que muchas cosas han cambiado para mejor en la crianza, pero ¿qué crees que deberíamos rescatar de la crianza de nuestros padres?

Teniendo en cuenta que lo que imperaba era el castigo, el chancletazo, el "cuando venga papá te enteras" y tantas y tantas frases y acciones poco educativas, no veo qué podríamos rescatar. Más allá del amor que todo padre y toda madre tuvo por sus hijos, no salvo prácticamente nada. Quizás el tema de ser responsables a la hora de regalar y valorar las cosas materiales. Por entonces los padres apenas nos regalaban más que en fechas señaladas, heredábamos cosas de nuestros hermanos y todo se cuidaba mucho más.

Ahora muchos niños tienen demasiados regalos, si algo se rompe, se compra otro, y si he pasado poco tiempo contigo y quiero un abrazo tuyo, te compro algo y conseguido. Pero esto, claro, es un error educativo de tantos que se llevan a cabo en muchos círculos. Un cambio a peor. Y el juego exterior... es una pena que los niños de hoy lo hayan perdido en muchos casos. Pero esto es un problema social: antes pasábamos las horas en la calle, y ahora es casi impensable, porque sentimos que las ciudades son mucho más inseguras, y muchos acaban pasando las horas muertas delante de las pantallas... tooooda la sociedad debería volver a considerar a los niños parte del engranaje: modificar los horarios de trabajo para que pudiéramos pasar más tiempo con ellos, que las ciudades fueran más seguras, que los padres no tuviéramos que trabajar tanto para poder tener un lugar donde vivir y llevar un plato a la mesa, etc. Pero esto claro, en un país como el nuestro, es una auténtica utopía.

Esperemos que nuestros hijos decidan dar el golpe en la mesa que nosotros no estamos dando, y seamos nosotros los que les agradezcamos a ellos haber sido capaces de hacerlo.

Además de los más de 3.700 artículos que ha escrito en Bebés y más, ya podéis leer el primer libro de Armando, que se puede comprar aquí dedicado, en Amazon y también en librerías. ¡Enhorabuena, compañero!

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos