Compartir
Publicidad
Publicidad

'My beautiful Mommy', para querer a mamá después de la cirugía

'My beautiful Mommy', para querer a mamá después de la cirugía
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En nuestro blog compañero Papel en Blanco encontramos un sorprendente libro que puede darnos qué pensar. Se trata de una obra que pretende familiarizar a los más pequeños con la cirugía plástica.

No se trata de formar futuros talentos del bisturí, sino que el propósito de la obra, titulada 'My beautiful Mommy' ('Mi maravillosa mamá') es que los niños entiendan que sus mamás no van a ser diferentes tras las operaciones estéticas, sino simplemente más hermosas.

"My beautiful Mommy" es editado en Estados Unidos por una importante editorial de libros educativos infantiles, ¿es que hasta en el querer a las mamis hay que educar? ¿Los padres no dejamos espacio a la improvisación para cualquier punto del desarrollo emocional de nuestros hijos? ¿Nos pensamos que son tontos? ¿Por quién nos dejamos guiar confiando en estos "manuales"?

El autor de la obra es un cirujano plástico, Michael Salzhauer, y lo primero que me viene a la cabeza es que se trata de una obra inútil, con un propósito absurdo aparte del de llenar bolsillos de autor y editorial. Inútil excepto quizá para restar algo de remordimiento a padres que sientan que otras cosas son más importantes que sus hijos.

Además, viendo algunos fragmentos, nos damos cuenta de que trata a los niños como estúpidos. Da pena al tiempo que risa ver esas viñetas en que una (por cierto estupendísima) madre va avisando a su hija de los cambios que operará en ella el bisturí... Al final vemos que no sólo se desprecia la inteligencia de los niños sino también de los padres.

Incluso, en el supuesto caso de que la transformación física fuera tan grande que pudiera suponer un trauma a los hijos, me parece que el sentido común es suficiente para minimizar los "daños". Pues qué caray, ahora que lo pienso, si existe el riesgo de que pueda suponer un trauma para mi hija... de momento me dejo la nariz tal y como la tengo.

Ya digo, da qué pensar. ¿Qué clase de padres sospechan que sus hijos les dejarían de querer tras una operación de cirugía estética? Como dice Paolo en Papel en Blanco, los mismos que a los 16 años le regalan unos implantes de silicona a esa niña que apendió con este libro de pequeña que retocarse era lo más estupendo del mundo. La belleza ya no está en el interior.

Por cierto, aunque la obra parece olvidarlo, la de los padres tampoco.

Vía | Papel en Blanco

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos