Compartir
Publicidad
Publicidad

Amamantar a demanda

Amamantar a demanda
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Hasta no hace mucho tiempo atrás era normal que los pediatras recomendaran que el bebé mamara cada tres o cuatro horas, durante un lapso determinado en cada pecho y hasta cierta edad. Tengo un libro muy curioso que perteneció a la abuela de mi esposo que sentencia, por ejemplo, que “después de los tres meses, el niño no necesita alimento entre las diez de la noche y las seis de la mañana”, tras sugerir que si los bebés son amamantados a demanda corren el riesgo de estar “sobrenutridos”. Absurdo, ¿verdad?

Más allá de las tendencias, supongo que estaremos de acuerdo en que el bebé es una persona. Y como persona, tiene un ritmo que no será el mismo durante el día que durante la noche, si está cansado, si hace calor o frío, si tiene tres meses o tiene quince, en fin. ¿Por qué habríamos de imponerle un ritmo que le es ajeno, nosotros, los adultos? Tu bebé te hará saber cuándo tiene hambre y cuándo no; tú lo conoces mejor que nadie y podrás darte cuenta cuándo ha comido lo suficiente y cuándo se ha quedado con hambre.

¡Para la lactancia materna no hay límites! ¡Olvídate de los relojes y alimenta a tu hijo siempre que pida y durante el tiempo que quiera!

Más información | Fundación LacMat En Bebés y más | Las ventajas de amamantar

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos