Compartir
Publicidad
Publicidad

Coleccionar, una afición que aporta beneficios

Coleccionar, una afición que aporta beneficios
Guardar
1 Comentarios
Publicidad

Todos nosotros hemos coleccionado algo cuando éramos pequeños, y éste es un hobby que se puede seguir manteniendo a lo largo de los años. Seguro que algun@ de vosotr@s todavía conserváis la caja de llaveros, de posavasos, de perfumes en miniatura, etc. Cualquier objeto puede ser del gusto de alguien para realizar una colección, como nuestro pequeño, que le encantan los insectos, eso sí, afortunadamente se encuentran en el interior de un cubo de metacrilato.

Cuando se es niño, las colecciones suelen basarse en los cromos, en las canicas, en los muñequitos de sus dibujos preferidos, cómics, etc. Esta es una afición además muy recomendable, los niños a partir de los cinco años empiezan a tener interés por guardar cosas para coleccionar, resulta muy emocionante aumentar la colección y es muy útil mantenerle motivado en este hobby.

Igual que realizar ejercicio aporta beneficios, ser coleccionista colabora en el desarrollo de ciertas habilidades que beneficiarán al pequeño en un futuro próximo, como puede ser en el orden y la organización, pues para tener el control sobre las piezas que se tienen hace falta que esté ordenado y organizado. La responsabilidad la fomenta esta afición porque al apreciar sus objetos de colección, será responsable en sus cuidados y en la forma de conseguir ampliarla, como por ejemplo ahorrando para poder comprar más. Y como él mismo cuidará sus objetos, comprenderá lo importante que es respetar los objetos de los demás, así como la constancia para llegar, si lo hay, a completar la colección. Según cuál sea la afición del niño, podrá ser intercambiada con los amigos o familiares que gusten de coleccionar los mismos objetos, por lo que la sociabilidad, el compañerismo y la fidelidad también forman parte de los beneficios de este hobby. También se beneficiará la memoria, pues deberá recordar lo que compone su colección, ya sea para intercambiar o para comprar, pues no querrá tener nada repetido.

Como padres, no nos queda más que animarles en esta actividad, enseñándoles, por ejemplo, que no se pueden mantener varias colecciones a la vez, sobre todo si son costosas, por lo que también será inteligente enseñarle lo que cuesta ampliar la colección para que sepa valorarla más. Y sobre todo, disfruta y juega con la colección de tu hijo cuando te lo pida, es una experiencia muy gratificante.

Hay colecciones que son muy curiosas y nos encantaría descubrirlas, comparte con nosotros las que tu hijo lleva a cabo, y por qué no, las que todavía conservas o realizas tú.

Más información | Web del bebé

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos