Compartir
Publicidad
Publicidad

¿Cuentos con final infeliz?

¿Cuentos con final infeliz?
Guardar
1 Comentarios
Publicidad

“Vivieron felices y comieron perdices” es el clásico final de la mayoría de los cuentos infantiles, pero como nos comentaba Velsid hace un par de días, algunas editoriales se están planteando cambiar los finales de algunos cuentos por sus versiones originales no tan ingenuas, o al menos más realistas que las actuales.

Desenlaces como que la Bella Durmiente se despierte después de 100 años con el beso de un príncipe o que Caperucita se salve de las garras del lobo está propiciando, según algunos expertos en literatura infantil, la formación de individuos vulnerables frente a los avatares de la vida.

Dicen que las historias que acaban mal han pasado a ser inadecuadas para los niños y que los finales felices de los cuentos promueven la trivialización literaria, que es como llaman a que los cuentos infantiles acaben siempre bien, sin dar cabida a que los niños barajen una segunda posibilidad.

¿Deberían entonces tener finales cruentos y tristes? Sugieren que deberían plantearse las dos posibilidades para que los libros cumplan con su misión pedagógica.

Aunque entiendo la postura, los cuentos infantiles tienen una trama básica (introducción, nudo, desenlace), que aunque acaba felizmente, no todo es color de rosa, siempre se plantea un problema a resolver.

Si salieran al mercado los cuentos en dos versiones, final feliz y final no tan feliz, yo seguiría comprándoles a mis hijas los más optimistas.

Personalmente, puede que suene a madre sobreprotectora, pero prefiero que en su infancia se imaginen mundos fantásticos, que ya tendrán tiempo para enfrentarse a las dificultades de la vida. ¿A ti qué te parece?

Más información | Universia.es En Bebés y más | ¿Por qué los cuentos tienen un final feliz? En Bebés y más | Cuentos Clásicos

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos