Compartir
Publicidad
Publicidad

Una habitación para el bebé en poco espacio

Una habitación para el bebé en poco espacio
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Algo que nos suele preocupar cuando vamos a amueblar una habitación es el espacio disponible, hoy en día muchos vivimos en apartamentos pequeños y la habitación de los niños suele ser la de menor tamaño y que en ocasiones no cuenta con armario empotrado. Puede parecer que colocar en ella todos los muebles será misión imposible, sin embargo hay varios trucos que nos pueden ayudar a resolver los problemas de espacio y que vamos a ver hoy, en nuestro especial de decoración de la habitación del bebé.

Mientras el niño es un bebé, en el dormitorio solo necesitamos la cuna y si es posible el cambiador y un asiento que nos haga más cómodo el momento de alimentar al bebé, los problemas de espacio se multiplicarán cuando el niño crezca, ya que entonces necesitará además del espacio para la cama, sitio para jugar, un lugar para hacer sus deberes y muebles de almacenaje donde guardar todas sus cosas. Colocar la cama sobre el armario puede ser una solución un tanto drástica, aunque ya lo he visto en algún caso, pero sin llegar a eso hay otras opciones para resolver los problemas de espacio.

Nos quedamos con lo imprescindible

imprescindible bebes

Si sabemos que contamos con un espacio limitado para amueblar la habitación, lo primero que deberemos hacer es una selección de lo que realmente necesitamos incluir en ella, me refiero tanto a los muebles com o a las cosas que vamos a guardar en ellos. A veces un exceso de cosas innecesarias nos lleva a comprar más muebles de almacenaje de los que necesitamos.

La lógica nos debe llevar a revisar lo que tenemos, comprar solo lo que necesitamos y cuando algo deja de ser útil, deshacernos de él. Lo que ya no vayamos a usar podemos regalarlo, donarlo, venderlo... o tirarlo en caso de que sea inservible, pero no almacenarlo. Eso solo lo pueden hacer aquellos que tienen una casa inmensa en la que sobran grandes habitaciones, si no es nuestro caso, debemos ser prácticos y limitarnos a guardar lo justo.

Disposición de los muebles

disposición de los muebles

Una vez que hemos elegido lo que vamos a incluir en la habitación debemos recordar que en el cuarto no solo hay suelo, también hay paredes e incluso techo y no todos los muebles tienen que estar necesariamente colocados en la superficie. Es cierto que eso es lo habitual, pero por ejemplo en el caso del almacenaje, si es necesario se puede organizar en la pared, o incluso en el techo.

Si la habitación no es muy grande entre el armario empotrado, si lo hay, la puerta y la ventana hay muchas zonas que quedan en cierto modo condenadas, en las que no es tan sencillo colocar muebles, pero hay soluciones a tener en cuenta, por ejemplo la cuna no tiene que estar necesariamente colocada con el lado más largo en paralelo a la pared, podemos colocarla en perpendicular.

Volviendo al tema del almacenaje hay cajoneras de todas las formas y tamaños, tal vez nos interese más una alta y estrecha que no una baja y alargada que suele ser la elección más habitual. También podemos colocar módulos de almacenaje anclados en la zona alta de la pared que no molestarán en absoluto, incluso estanterías a los lados de una ventana, hay un montón de soluciones, solo es cuestión de pensar y planificar bien antes de empezar a colocar.

Elegir colores claros y luminosos

colores claros

Aunque es evidente que el color y la iluminación no modifican de forma objetiva el tamaño de una habitación, por todos es sabido que sí que ayudan visualmente en ese sentido. Cuando una habitación está pintada en colores claros y dispone de fuentes de luz natural o artificial bien colocadas, aunque no lo sea parece más grande y eso hace que el ambiente sea más agradable.

Si tenemos una habitación pequeña y la recargamos con colores intensos y oscuros, el efecto será el contrario, así que aunque estos tonos nos gusten, en espacios pequeños debemos renunciar a ellos para lograr un bien mejor. En ese sentido también es importante no llenar la habitación con demasiados adornos y objetos a la vista, también recargan el espacio, ya se sabe que cuanto menos bulto más claridad, sin abusar de accesorios la habitación se verá más ligera y parecerá más amplia.

Dormitorios compactos como solución alternativa

dormitorios compactos

Otra opción cuando contamos con un espacio limitado es la de los conjuntos compactos, hay muchos tanto para dormitorios de bebé como para dormitorios infantiles de niños de más edad, muchos de ellos son convertibles. La idea es agrupar todo lo necesario para configurar el dormitorio en una única pieza formada por varios módulos, como podemos ver en la imagen.

Hay otras situaciones que debemos tener en cuenta y es que a veces el dormitorio no es tan pequeño pero nace un segundo niño, cuando hay que compartir habitación también es fundamental un reparto equilibrado del espacio y colocar bien los muebles para que quede espacio libre y que los niños no se sientan agobiados por el mobiliario.

Lo que me parece fundamental es como siempre la planificación, hay que pensar bien antes de empezar a amueblar, debemos comprar sólo aquello que necesitemos y que realmente nos vaya a resultar útil y en el caso de la habitación de los niños es fundamental tener en cuenta que debemos dejar espacio libre, cuando son bebés puede no ser tan importante, pero cuando crezcan necesitarán sus zonas vacías para jugar con comodidad.

Fotos | Bedroom Design En Bebés y Más | Especial decoración de la habitación del bebé En Decoesfera | Dormitorios infantiles

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos