Publicidad

Estudio de fertilidad en la mujer: qué pruebas se recomiendan hacer cuando hay sospechas de infertilidad

Estudio de fertilidad en la mujer: qué pruebas se recomiendan hacer cuando hay sospechas de infertilidad
Sin comentarios

Existen diversos motivos por los que puede ser necesario realizar un estudio de fertilidad, aunque en la mayoría de las ocasiones se recomienda hacerlo cuando la pareja lleva entre seis meses y un año (dependiendo de la edad de la mujer) intentando concebir sin éxito, o cuando la mujer ha sufrido dos abortos espontáneos consecutivos.

Aunque la causa de infertilidad puede tener origen femenino, masculino o ser una combinación de ambos, hoy vamos a centrarnos en las pruebas que se recomienda realizar a la mujer cuando hay sospechas de infertilidad o esterilidad de origen femenino.

Principales causas de infertilidad femenina

La mayoría de los casos de infertilidad en la mujer se deben a factores relacionados con:

Estudio de fertilidad en la mujer

Cuando hay sospechas de infertilidad o esterilidad en la mujer, lo primero que el médico hará será un chequeo completo, incluyendo datos personales de interés como hábitos de vida, tipo de alimentación, edad, antecedentes familiares, historial médico...

Entre las pruebas que se recomiendan realizar en el estudio de fertilidad están:

Exploración ginecológica

Salvo que la mujer se haya hecho una exploración ginecológica recientemente y con resultados normales, el médico especialista en medicina reproductiva comenzará realizando una exploración completa, que incluya citología vaginal -útil para diagnosticar alternaciones de las células vaginales y el cuello de útero, así como infecciones-, y una ecografía vaginal para evaluar el estado del útero (presencia de miomas, pólipos, malformaciones...), las trompas y los ovarios (quistes aislados, ovarios poliquísticos...)

Hemograma completo y serología

hemograma

También se realizará un análisis de sangre para valorar los glóbulos rojos (encargados de distribuir oxígeno a distintas partes del cuerpo), los glóbulos blancos (ayudan a combatir las infecciones) y las plaquetas (que ayudan a la sangre a coagularse)

Un aumento o una disminución anormal en los recuentos de células, evidenciados por el hemograma completo, podría indicar la presencia de una enfermedad que deba ser estudiada en mayor profundidad.

Además, es importante realizar una serología para detectar la presencia de anticuerpos contra el VIH, la hepatitis B y C, la toxoplasmosis, la rubeola y la sífilis. El estudio serológico se repite también durante el embarazo, pues estas enfermedades pueden causar graves riesgos en el feto.

Estudio de hormonas tiroideas

El perfil tiroideo consiste en un grupo de pruebas que se solicitan para evaluar la función de la glándula tiroides, y medir la cantidad de hormonas tiroideas en la sangre. Los niveles bajos de hormona tiroidea pueden interferir en la ovulación, así como provocar ciertos trastornos autoinmunitarios o hipofisiarios que pueden afectar a la fertilidad.

Análisis de hormona antimulleriana

La hormona antimülleriana (AMH), también denominada "hormona inhibidora mülleriana", es una sustancia que segregan los folículos ováricos. Es una glicoproteína que se expresa en la mujer desde la pubertad hasta que alcanza la menopausia. El análisis de esta hormona sirve para ver cuántos óvulos válidos todavía tiene la mujer en los ovarios:

  • Los niveles de AMH entre 0,7 y 3,5 ng/ml se consideran normales
  • Los Niveles por debajo de 0,7 ng/ml se asocian con una reserva ovárica disminuida

Histerosanpingografía

La histerosalpingografía es una prueba radiológica que se utiliza para comprobar el estado y nivel de permeabilidad de las trompas de Falopio, así como el útero, con el fin de descartar anomalías que puedan interferir en el proceso de fecundación.

Entre otros datos, la histerosalpingografía revelará:

Histeroscopia

La histeroscopia diagnóstica permite ver el interior del útero de una manera completamente diferente a las imágenes obtenidas mediante ecografías o radiografías, ayudando al médico a explorar el canal cervical y la cavidad uterina de forma precisa y fiable.

Esta prueba ayuda a detectar:

  • Pólipos, miomas o fibromas intraiterinos
  • Conocer el tipo de malformación uterina que presenta la mujer
  • Evaluar adherencias uterinas
  • Diagnosticar y hacer un seguimiento en el caso de hiperplasias de endometrio o alteraciones precancerosas
  • Diagnosticar y clasificar el cáncer de endometrio y endocérvix antes de la cirugía
Los resultados que arrojen estas pruebas ayudarán a la mujer a conocer el motivo de su infertilidad o esterlidad, y a saber qué tratamiento es el más indicado en su caso para lograr un embarazo.

Pero tal y como decíamos al inicio, los motivos de la infertilidad no siempre son de origen femenino, por lo que dependiendo de la situación, el médico podría indicar completar el estudio con otras pruebas de fertilidad masculinas que analizaremos más adelante.

En Bebés y Más | Técnicas de reproducción asistida: explicamos cada una

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios