Compartir
Publicidad
Publicidad

Un consumo moderado de alcohol en el embarazo no afecta al niño, pero mejor evitarlo

Un consumo moderado de alcohol en el embarazo no afecta al niño, pero mejor evitarlo
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad


Son numerosas las recomendaciones sobre evitar las bebidas alcohólicas en mujeres embarazadas por las consecuencias que pudiera tener en el desarrollo del feto.

Si existe o no una cantidad límite de consumo seguro es motivo de grandes debates, y nuevos estudios vuelven a reavivarlo. Cinco trabajos publicados en BJOG: An International Journal of Obstetrics and Gynaecology indican que un consumo moderado de alcohol en el embarazo no afecta al niño; sólo una ingesta elevada (más de nueve tomas, de 12 gramos cada una) tiene consecuencias negativas para los hijos.

Se realizó un estudio con más de 1.600 mujeres danesas cuando estaban embarazadas y se midió su ingesta de alcohol clasficándola en consumo bajo, moderado, alto y de borrachera. Tiempo después se analizaron los efectos sobre la inteligencia, atención, funciones ejecutivas y autocontrol de los niños al cumplir los cinco años.

Observaron que no se encontraron diferencias en el desarrollo neuropsicológico de los hijos de madres abstemias y los de mujeres que consumieron cantidades bajas o moderadas de alcohol en las primeras fases del embarazo. Tampoco cuando se habían dado algún ‘atracón’. Sólo encontraron que los hijos de aquellas que tomaron grandes cantidades de bebidas alcohólicas presentaban problemas de atención.

Los hijos de mujeres que tomaron entre una y doce copas de alcohol a la semana (una unidad= 12 gramos) o que cometieron algún exceso son igual de inteligentes que los de madres abstemias.

Aún así, las recomendaciones sobre evitar el alcohol en el embarazo no cambian. Se sigue recomendado evitar el alcohol, pues es imposible saber cuál es el nivel seguro de consumo. Los efectos que puede tener beber la misma cantidad de alcohol varía de una mujer a otra, según la etapa de embarazo, su propia fisiología y tolerancia al alcohol.

Pero lo que intenta el estudio es cambiar la idea de culpabilidad de aquellas mujeres que han bebido alcohol ocasionalmente o han cometido algún exceso durante las primeras semanas de gestación sin saber aún que estaban embarazadas.

Igualmente, creo que es importante tener conciencia sobre los efectos del consumo de alcohol, uno de los más extendidos es el retraso mental en el bebé. Dado que no hay ninguna seguridad, y al ser una sustancia que atraviesa la placenta y puede tener consecuencias irreversibles, siempre vale más prevenir.

Vía | BJOG
Foto | Remko van Dokkum en Flickr-CC
En Bebés y más | Alcohol en el embarazo, ¿consumo moderado o ni una gota?, Incluso un consumo moderado de alcohol en el embarazo puede afectar al bebé

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos