Compartir
Publicidad
Publicidad

Pruebas prenatales: infección por estreptococo

Pruebas prenatales: infección por estreptococo
Guardar
9 Comentarios
Publicidad

Entre el 10% y el 30% de las mujeres embarazadas son portadoras de la bacteria estreptococos del grupo B (EGB), que se aloja en la vagina o la zona rectal, y la pueden transmitir a sus bebés durante el trabajo de parto. No obstante, si se realizan las pruebas prenatales adecuadas y el tratamiento correcto durante el parto, el riesgo de contagio es menor

La bacteria estreptococo del grupo B es por lo general inofensiva en los adultos sanos. Sin embargo, puede causar una infección poco frecuente, pero seria, en los recién nacidos. Por ello los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, la Academia Estadounidense de Pediatría y el Colegio Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos recomiendan que las mujeres embarazadas se sometan a pruebas de EGB entre las semanas 35 y 37.

El análisis se retrasa hasta estos momentos debido a que la bacteria del EGB puede aparecer y desaparecer, y es necesario saber si hay probabilidad de que esté presente en tu zona genital durante el parto.

No todos los ginecólogos realizan el análisis de modo rutinario, por lo que habremos de consultar a nuestro especialista acerca de su costumbre y la necesidad de hacer esta prueba.

Para realizar este test rutinario, semejante a una citología, el ginecólogo tomará muestras de células de la parte inferior de la vagina y recto y las enviará a un laboratorio para que crezcan en un cultivo que permitirá identificar si la bacteria del EGB está presente. Los resultados están disponibles en dos o tres días.

Si el resultado da positivo no debemos preocuparnos, ya que aunque no recibiéramos tratamiento las probabilidades de que el bebé se infecte serían de 1 o 2 en 200 aproximadamente.

Sin embargo, el tratamiento con antibióticos vía intravenosa durante el parto reduce estas posibilidades de infección del bebé por estreptococos a 1 de cada 4.000 aproximadamente, por lo que vale la pena no arriesgarse, ya que la infección podría causarle neumonía, sepsis (infección de la sangre) o meningitis (infección de las membranas que recubren el cerebro). Si los estreptococos fueran detectados en la orina, se suelen recetar antibióticos orales en las últimas semanas de embarazo.

Más información | Nacer sano, Babycenter
En Bebés y más | Pruebas prenatales, Infección por estreptococo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos