Compartir
Publicidad
Publicidad

Mímate y lo mimarás

Mímate y lo mimarás
Guardar
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Sabemos que cuando tenemos a nuestro bebé delante, es más fácil hacerle sonreir, acariciarle y que perciba el cariño y el amor que le procesamos, alimentarlo con lo que necesita. Pero todo esto lo podemos hacer desde el momento en que está en nuestro vientre.

Es inevitable, cuando estamos en estado, tocarnos la tripa, es un instinto que nos hace acercarnos a nuestro bebé. Y él, pronto reconocerá el contacto de nuestra mano y el contacto de la mano de su papá, a muchos bebés les encanta ese contacto y se apoyan en la tripa como si quisieran un masaje, a la vez que nos

El ejercicio que realizamos también beneficia a nuestro bebé, pues al movernos liberamos las hormonas del bienestar, las endorfinas, que pasan a través de la placenta. Además al movernos el bebé se balancea en el líquido amniótico, y al contraer los músculos abdominales le proporciona un pequeño masaje. A muchas madres nos ha ocurrido que estando embarazadas nos han apetecido mucho más los dulces, cosa que a nuestro bebé también le encanta, siente preferencia por el sabor dulce, y cuando nosotras lo ingerimos, el líquido amniótico se impregna de ese sabor, igual que cuando tomamos nuestro plato preferido, sobre todo si es de sabor intenso. Cuando nace podrá degustar también algo de tu comida a través de la leche materna, por lo que preferirá sabores a los que ya está acostumbrado.

auriculares_embarazo.jpg
¿Ponerte los auriculares en la tripa? Por supuesto, hay investigaciones que demuestran que la música que ha escuchado estando en tu vientre, la reconocerá cuando nazca, pudiéndo calmarle y relajarle al escucharla, al igual que tu voz. No dejes de hablarle cuando esté dentro de tí, nuestro bebé puede distinguir nuestra voz de la de los demás y su ritmo cardíaco se ralentiza y se siente más tranquilo cuando nos oye.

Mantener relaciones sexuales durante el embarazo también le proporcionará bienestar, sobre todo cuando llegas al orgasmo, nuestro estado físico y mental será transmitido a nuestro bebé.

Y lo que también es muy importante, es estar relajada en el embarazo, aunque es normal que hayan momentos de estrés, es aconsejable mantenernos en un estado tranquilo. Algunos estudios sugieren que las madres estresadas tienen bebés más pequeños y propensos a la hiperactividad, pero a la contra, le estaremos ayudando a desarrollarese y puede ser más tranquilo cuando nazca.

Así que, durante el embarazo, disfruta de lo que te gusta y sé feliz, mímate y lo mimarás, tu bebé lo percibe y le harás feliz desde sus primeros días.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos