Compartir
Publicidad
Publicidad

Las embarazadas se merecen una atención médica más personalizada

Las embarazadas se merecen una atención médica más personalizada
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Por lo que me ha tocado vivir, debo decir que a la atención de la embarazada en cuanto a humanización, comunicación y trato con el paciente todavía le queda mucho camino por recorrer.

No dudo que existan profesionales excelentes desde el punto de vista médico, pero personalmente los médicos al estilo House no me van. Considero que un buen profesional debe ser complementario tanto en la faceta médica como en la humana.

El embarazo es una etapa muy importante en la vida de una mujer. Y muy desconcertante, sobre todo en el caso de las primerizas que llegan con tantas dudas y tantos miedos.

Por eso, creo que es necesario que el médico tenga cierta habilidad en el trato y ponga un toque de afectividad en la relación con su paciente. En definitiva, el aspecto psicológico es una parte fundamental del embarazo. Si estamos preocupadas o angustiadas por algo, nuestro estado de estrés también influye en el bebé.

Os contaré un poco mi experiencia. En mis dos embarazos me podía sentir afortunada si la consulta mensual duraba más de diez minutos. Salía llena de dudas sin aclarar a pesar de haberme llevado todas las preguntas anotadas. Sentía que iba a hacer un trámite administrativo más que a una cita médica, una cita que esperamos con todas las ansias para que nos despachen en 5 minutos.

A lo mejor no tuve suerte con los médicos que me tocaron, ya que mi ginecóloga (que sí es excepcional) pudo atenderme en los partos (que fueron muy buenos) pero muy pocas veces durante los controles, en los cuales he peregrinado de médico en médico. Y en general, han sido todos muy secos y distantes, tanto en la sanidad pública como en la privada.

La alternancia de médicos hace que la relación con la paciente se vuelva muy impersonal, lo que nos hace sentir todavía más desamparadas. Ni hablar si surge alguna complicación. Tuve un resultado de un triple screening (una prueba diagnóstica) bastante preocupante y el asesoramiento profesional además de impersonal fue muy frío, cuando hablábamos de algo tan importante como la posibilidad de que mi bebé pudiese tener algún problema congénito.

Como dije antes, puede que haya tenido mala suerte y que al haber vivido muchos años en Argentina (donde el trato médico es mucho más cercano) no esté acostumbrada a la insensibilidad de algunos médicos, pero lo que me resulta lamentable es que debamos acostumbrarnos a un trato frío porque “es lo que hay”. Lo que hay se puede cambiar si las mujeres exigen y los médicos responden. Las embarazas y sus bebés se merecen recibir una atención médica más personalizada, con mayor dedicación hacia sus preocupaciones. Por algún lado el cambio debe comenzar a producirse.

¿Tu experiencia cómo ha sido? ¿Te has sentido contenida por el médico?¿Consideras que el trato médico hacia la embarazada podría mejorarse?

En Bebés y más | Insensibilidad hospitalaria, un trato lamentable para una futura mamá En Bebés y más | Un médico prohíbe al padre presenciar la ecografía de su bebé

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos