Compartir
Publicidad
Cinco trucos para enseñar la hora a los niños
Educación Infantil

Cinco trucos para enseñar la hora a los niños

Publicidad
Publicidad

Leer la hora es algo que hacemos todos los días y en diferentes momentos de nuestra jornada. Definitivamente es una habilidad básica que todos necesitamos aprender desde pequeños, pues nos ayuda a administrar mejor nuestros tiempos y de ese modo, ser personas más organizadas.

Sin embargo, aprender a leer la hora puede ser un poco complicado para los niños. Por ello, hoy te compartimos cinco trucos para enseñar la hora a los niños.

Conceptos básicos para aprender a leer la hora

Para poder comenzar a enseñarle la hora a un niño, primero se deberán tener ciertos conceptos básicos acerca de los números. Por ejemplo, los niños deberán saber contar del 1 al 60. De este modo, podremos explicarles que el día tiene 24 horas, que una hora tiene 60 minutos, que media hora son 30 minutos, un cuarto de hora son 15 minutos y que un minuto tiene 60 segundos.

Otro básico que deberán conocer es contar de cinco en cinco (5, 10, 15, 20, etcétera) para que puedan leer correctamente los minutos en un reloj analógico. Y ahora que hablamos de tipos de relojes, es recomendable comenzar por enseñarles a leer uno analógico (es decir, de manecillas) y después uno digital, para que así puedan conocer mejor cómo se divide el tiempo.

Además de estas nociones básicas sobre los números, deberemos explicarles a los niños los momentos o periodos en los que se divide el día: mañana, mediodía, tarde y noche. Una forma de ayudarles a entender las diferencias entre cada uno, es el relacionar ciertas actividades que ellos realicen: en la mañana nos levantamos, al mediodía merendamos, durante la tarde pasamos tiempo en familia y en la noche nos dormimos, por nombrar algunos ejemplos.

Trucos para enseñar la hora

Aprender a leer la hora puede ser un poco complicado para los niños, pues el concepto del tiempo y la forma en cómo se dividen las horas y los minutos puede ser difícil de comprender. Desde luego, no queremos que esta herramienta básica para la vida diaria se convierta en una experiencia desagradable, por lo que te compartimos algunos trucos que facilitarán la enseñanza de la hora a los niños.

Haz que sea algo divertido

Una gran forma de enseñar a los niños es a través del juego o haciendo que la experiencia del aprendizaje sea divertida para ellos. Los niños por naturaleza son curiosos y desde temprana edad es posible que llame su atención ese curioso objeto llamado reloj.

Aprovechando ese momento, puedes comenzar a hablarle del tiempo, relacionándolo con las actividades que comentábamos en el apartado de los conceptos básicos. Cuéntale con entusiasmo cómo el día se divide en horas, motivándolo a aprender más sobre el tiempo y explicándole que el reloj nos ayuda a saber en qué momento o etapa del día nos encontramos.

Hagan su propio reloj

Una forma divertida y muy útil para enseñarles la hora, es elaborando su propio reloj. Pueden hacerlo con un plato de cartón, cartulina para las manecillas, rotuladores para escribir los números y un fastener o encuadernador individual para sostener las manecillas.

Otra opción, es elaborar su propio reloj de mano, para que puedan llevarlo durante el día e ir aprendiendo las horas.

Al hacer su propio reloj, los niños aprenderán desde el inicio en dónde va cada número, se divertirán haciéndolo y les resultará más atractivo y fácil familiarizarse con él.

Utiliza un código de colores

Una forma de ayudar a los niños a identificar los minutos en el reloj, es utilizando un sistema o código de colores. Por ejemplo, pueden señalar con un color distinto cada hora, y explicar a la vez, la división de cinco minutos que existe.

Otra forma de utilizar el sistema de colores, es para señalar cuando los tiempos sean similares o se dividan en cierta hora en particular. Por ejemplo, en este reloj que encontramos en Instagram, vemos cómo se utiliza el mismo color para marcar la hora en punto y la media hora, y cómo en el caso del "cuarto para" y el "y cuarto" también utilizaron el mismo color. Lo mismo en el caso de pasados 10 minutos de la hora y en los 10 minutos previos.

Incluye las horas y los minutos de forma clara

Leer los minutos puede ser complicado de memorizar, pero una forma de ayudar a comprenderlo, es indicando los minutos a los que corresponde cada número en la parte exterior del reloj. Esto lo podemos hacer con un reloj que ya tengamos en casa, al que solo añadiremos con cartón o papel los minutos.

Esta técnica además, funciona a la perfección con las manecillas, pues podemos explicarles que la más corta señala la hora, que son los número que se encuentran en el interior, mientras que la de los minutos es más larga y señala los que se encuentran más alejados.

Incluye sus actividades del día

Otro truco para que los niños vayan familiarizándose con las horas, es incluir sus actividades diarias dentro del reloj, para que puedan comenzar a asociar los momentos y horas del día con la rutina que realizan cada día.

Además de ayudar a ir reconociendo las horas e ir identificando los momentos en que llega cada una, les ayudará a establecer y cumplir con sus rutinas y actividades diarias.

¿Qué te parecen estos trucos para enseñar la hora a los niños? ¿Hay alguno que hayas probado?

Foto | Pexels
En Bebés y más | Una idea para fijar los horarios en casa: que sea el reloj el que diga qué toca hacer

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio