Compartir
Publicidad

Altas capacidades intelectuales y TDAH: ¿por qué en ocasiones llegan a confundirse ambos diagnósticos?

Altas capacidades intelectuales y TDAH: ¿por qué en ocasiones llegan a confundirse ambos diagnósticos?
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El final del curso escolar está a la vuelta de la esquina, y el mes de junio suele ser un mes de tutorías y reuniones con los profesores de nuestros hijos para hacer balance del año que se acaba. A este respecto, una amiga me comentó el otro día bastante preocupada, que en su colegio le habían dicho que su hijo ha pasado el curso "bastante disperso" y "poco atento a las explicaciones de los profesores".

Además, le han recomendado llevarle a un especialista para valorar un posible TDAH, aunque tampoco han descartado que sea un alumno de capacidades intelectuales. ¿Es posible que se den ambas condiciones?, ¿qué características presentan una y otra? ¡Te lo explicamos con detalle!

¿Qué carácterísticas presentan los alumnos con altas capacidades?

Según la Asociación Española de Pediatría, los niños y adolescentes con altas capacidades o superdotados son aquellos que muestran una elevada capacidad de rendimiento en las áreas intelectual, creativa y/o artística; poseen capacidad de liderazgo o sobresalen en áreas académicas específicas.

Son niños precoces, con una capacidad de aprendizaje superior a la media, un alto nivel de creatividad, elevado coeficiente intelectual y un amplio y rico vocabulario con respecto al resto de niños de su edad.

altas capacidades

Leyendo esta definición y sus características podríamos pensar, erróneamente, que todos los niños con altas capacidades son alumnos brillantes y con notas fabulosas, pero nada más lejos de la realidad. De hecho, según datos del Ministerio de Educación y Ciencia, el 70 por ciento de los alumnos superdotados presenta bajo rendimiento escolar y entre el 30-50 por ciento fracaso escolar.

Esto se debe principalmente al desconocimiento del tema por parte de los profesionales, y a la ausencia de un tratamiento psicopedagógico apropiado que contribuya a motivar al niño mediante una educación ajustada a sus capacidades.

¿Por qué se confunden las AACC con el TDAH?

Al hilo de lo anterior, desde la Asociación de Altas Capacidades y Talentos nos explican que es común pensar que los niños con altas capacidades son alumnos silenciosos, aplicados, que escriben perfectamente y leen sin parar.

Sin embargo, a menudo la inteligencia desbordante va asociada a inquietud (tanto física como mental), rebeldía y dificultad para aceptar las normas que no son razonadas, de ahí que en ocasiones se confunda con un trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH).

En la Asociación Española de Pediatría podemos leer lo siguiente al respecto:

"La conducta del niño superdotado en clase, donde suelen aburrirse por su alto nivel cognitivo, puede plantear similitud con el trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDAH)"

"Muestran falta de atención, poca persistencia para las tareas que ellos consideran irrelevantes, inician muchos proyectos pero terminan pocos, cuestionan normas y pueden presentar conflictos de poder con los profesores".

"Tienen dificultades para restringir su deseo de hablar y pueden molestar a los demás, olvidan las tareas y pierden los trabajos, son desorganizados. Pero a diferencia de los alumnos con TDAH, estos problemas de comportamientos no se manifiestan en todas las situaciones o ambientes"

alumno con altas capacidades

La psicóloga argentina Paula Irueste, que trabaja con niños con altas capacidades desde hace tiempo, llevó a cabo una investigación entre los años 2010 y 2011 para averiguar cuántos de los alumnos de algunas escuelas de Córdoba (Argentina) catalogados como TDAH eran, en realidad, niños con altas capacidades.

Y llegó a la conclusión de que a menudo los docentes confunden a los alumnos con altas capacidades con los alumnos con déficit de atención, dada su elevada energía, distracción o desinterés por ciertos temas, enfrentamiento con las figuras de autoridad, e incluso fracaso académico.

"Tanto en el ámbito público como en el privado los docentes reconocen la falta de formación en educación especial y en educación específica en TDAH o Altas Capacidades. Resulta imperiosa la necesidad de capacitar a los docentes, de brindarles aportes que puedan ser aplicados en sus aulas con los niños. Un docente con mayor formación brindará un mejor servicio a la sociedad y se sentirá más respaldado en su diario accionar" - destacaba en su tesis, publicada en el año 2012.

Sin embargo, y tal y como hemos visto en varias ocasiones, ambas condiciones tiene diferencias sustanciales que hay que saber reconocer, según nos explican desde la Asociación Española de Pediatría:

AACC y TDAH Foto vía Asociación Española de Pediatría

¿Puede confluir las altas capacidades el TDAH?

Pero aunque a veces se confundan las altas capacidades con un trastorno de déficit por atención e hiperactividad, también podrían darse casos de niños en los que confluyan ambas condiciones. Hablaríamos entonces de alumnos doblemente excepcionales.

Esta doble situación podría afectar negativamente, y de forma aún más notable, al desarrollo académico del alumno, pues debido a sus dificultades de concentración y atención, le sería más difícil lograr los resultados que cabría esperar dada su alta inteligencia.

Por ello, y tal y como recomiendan los expertos, es fundamental identificar de forma temprana tanto las altas capacidades como el TDAH, para anticipar medidas psicoeducativas y evitar posibles problemas en el ámbito personal, social y académico.

Vía Asociación Altas Capacidades y Talentos, Asociación Española de Pediatría

Más información Doble excepcionalidad: TDAH y Altas Capacidades. ¿Diagnóstico erróneo?

En Bebés y Más Doble excepcionalidad, Cómo saber si mi hijo tiene altas capacidades intelectuales, ¿Tiene mi hijo Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad?, Medidas básicas para detectar la sobredotación intelectual infantil

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio